viernes, 3 de julio de 2009

La Casa Amatller arremete contra los potentes focos de la Casa Batlló

Vestíbulo principal de la casa. Foto: joan puig
    El ayuntamiento ofrece asesoría para un plan conjunto que dé igual brillo a ambos edificios
    Los restauradores creen que la mala iluminación en la obra de Gaudí distorsiona la finca vecina
DAVID PLACER
El Periodico BARCELONA

Son dos joyas del modernismo de las que siempre se ha dicho que han estado enfrentadas por ganar en vistosidad y singularidad entre los paseantes del paseo de Gràcia. Y ayer el recelo se confirmó. La Casa Amatller, obra maestra del arquitecto modernista Josep Puig i Calafach, ve con disgusto la potente iluminación de su finca vecina: la Casa Batlló, de Gaudí. El enfrentamiento literario ya es realidad en la llamada manzana de la discordia, el tramo de paseo de Gràcia entre Aragó y Consell de Cent donde tres fincas (estas dos junto a la Lleó-Morera, de Lluís Domènech i Montaner) luchan por sobresalir.
Los restauradores de la Casa Amatller, que ayer anunciaron el desmontaje inminente de los andamios en su fachada, dijeron estar molestos por la «iluminación excesiva» de la Casa Batlló, que distorsiona los colores de su finca vecina.
Salvador Tarragó, arquitecto encargado de la restauración de la Casa Amatller, confesó ayer que se enfrentaban a un «grave problema» con la iluminación de la finca colindante. «En nuestra opinión, la Casa Batlló está sobreiluminada y no cumple con los requisitos de la ley de contaminación lumínica. No nos agrada porque distorsiona la fachada de la Casa Amatller. El Instituto del Paisaje Urbano está informado del problema y esperamos que se llegue a una solución», explicó.

LUZ INTERIOR / La Casa Amatller trabajará en un proyecto de iluminación para el edificio, según informó Santiago Alcolea, director de la Fundació Institut Amatller d’Art Hispànic, pero sin focos exteriores. «Creemos que la mejor opción es que la luz interior salga a través de las ventanas hacia el exterior. Esta es una opción menos agresiva. Estos edificios no fueron concebidos para ser iluminados con focos potentes desde fuera», dijo.
La Casa Batlló declinó valorar las declaraciones de sus vecinos, pero puntualizó que el sistema de iluminación no es nuevo y lleva varios años de funcionamiento. El ayuntamiento, a través del Instituto del Paisaje Urbano, ha ofrecido asesoría a ambos edificios para lograr un sistema de iluminación conjunto que dé igual brillo a ambos inmuebles.
La actual iluminación de la Casa Batlló proyecta una potente luz desde unos focos instalados en el paseo de Gràcia y en el edificio vecino, en la esquina de la calle de Aragó, que también fue acusado de ejecutar obras de reforma ilegales y de exceder la altura permitida.
Los focos ubicados en la calle y que apuntan hacia arriba están prohibidos por la ley de contaminación lumínica aprobada por la Generalitat con el apoyo de todos los grupos parlamentarios. La normativa, del 2001, continúa teniendo un amplio incumplimiento en edificios, monumentos y en la vía pública.

SAGRADA FAMÍLIA / Pese a las quejas de la finca vecina, Paisaje Urbano no quiso pronunciarse acerca de la legalidad de la iluminación de la Casa Batlló.
El episodio no supone la primera queja en contra de un edificio de Gaudí mal iluminado. Los vecinos de la Sagrada Família denunciaron hace dos años el exceso de brillo en la fachada de la Pasión (que contiene las polémicas esculturas de Subirachs) y aseguraron que los potentes focos les dificultaban el sueño.
La Generalitat abrió un expediente informativo y la fachada redujo su brillo, pero algunos vecinos afirman que ahora los focos vuelven a iluminar con la potencia de entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario