viernes, 23 de abril de 2010

La novena edición de la revista ‘Akros’ se centra en Nieto y en la Campaña de 1909



Viernes, 23 de Abril de 2010 , El Faro

El presidente de la Fundación ‘Melilla Ciudad Monumental’, José Vallés, agradece a todos los creadores, así como a los coloboradores, su trabajo en este nuevo número
Acaba de publicarse el nuevo número de ‘Akros’, la revista anual del museo, que en este edición, la novena, aborda temas como la Campaña de 1909 o la llegada a Melilla del arquitecto Enrique Nieto, dos asuntos sobre los que a lo largo del pasado año, la Fundación y la Comandancia General de Melilla han dedicado conferencias, cursos o exposiones.
En un comunicado de prensa remitido por el presidente de la Fundación ‘Melilla Monumental’, José Vallés, se indica más en profundidad los asuntos que se abordan en este nuevo número.
Así, indica que el levantamiento de las cábilas del Rif que tuvieron como consecuencia la Campaña de 1909, y la llegada a Melilla en mayo de ese mismo año del arquitecto catalán Enrique Nieto y Nieto, son el tema principal de tres “interesantísimos” artículos firmados por los profesores Salvador Gallego, Luis Gueilburt y el historiador local Juan Diez.
En ellos se pone de manifiesto los dos acontecimientos que han concentrado gran parte de la actividad cultural de Melilla durante el año pasado, y que tal y como pone de manifiesto Valles, “el primero marcó el devenir histórico de nuestro país, y ambos determinaron el de nuestra ciudad”.
En su escrito, el presidente de la Fundación felicita la labor de dirección de la revista, así como a los autores “por la calidad de la publicación y de los temas tratados”.
En su opinión, se trata de temas que “se vertebran en torno a cuatro ejes maestros: Museología, Historia, Arte y Arqueología”. En total, trece artículos que pretenden mantener el nivel científico que tradicionalmente presenta la revista. “Desde aquí, mi reconocimiento y admiración a la figura de Constantino Domínguez”.
Sin embargo, Vallés destaca dos de los asuntos que también se abordan en la edición de este año, y que como recuerda, la Fundación “ha tenido una relación directa”. Por un lado la exaltación de la figura de nuestro arquitecto más insigne y, por otro, la recuperación de la Custodia del Sol.

Modernismo

Vallés explica en nota que “el Modernismo no surge en Melilla por emulsión espontánea. Una serie de acontecimientos políticos como los tratados firmados por España con Marruecos en 1860 y Francia 1904, o la posterior Conferencia de Algeciras de 1906, crearon en nuestra ciudad el ‘humus’ idóneo para que se afincara una burguesía catalana que buscaba nuevos horizontes comerciales. A la aspiración de ésta y de sus gustos estéticos llegó, procedente de Barcelona y con espíritu de provisionalidad, el joven arquitecto Enrique Nieto y Nieto alumno de Doménech y Montaner, Puig y Cadafalch, Basegoda Amigó o Alsina y Arús con la experiencia de haber trabajado con Gaudí en La Pedrera. Le esperaba una ciudad por hacer y sin identidad definida, cuestiones ambas que no dudó en modificar de forma magistral durante los cuarenta y cinco años que permaneció con nosotros”.

Casi 400 ejemplares de dragones figuran en edificios de Barcelona




Los hay alados, de grandes fauces y lengua temible, con escamas acerbas, mirada feroz y patas de garras imponentes
Otros presentan expresión menos amenazadora, carecen de patas y alas
Así son los dragones que habitan en Barcelona
MARÍA-PAZ LÓPEZ | Barcelona | 23/04/2010 |

Los hay alados, de grandes fauces y lengua temible, con escamas acerbas, mirada feroz y patas de garras imponentes. Otros presentan expresión menos amenazadora, carecen de patas y alas, y su cuerpo evoca la sinuosidad de la serpiente o el nerviosismo de la lagartija. Aparecen en lugares insospechados, acechando bajo aleros, cornisas y balcones, en dinteles de puertas, camuflados en lámparas, peanas o picaportes, y comportándose como seres rampantes, trepadores, orgullosos, siempre prestos a esgrimir sus uñas ganchudas.
En el paseo Lluís Companys, entre el parque de la Ciutadella y el Arc de Triomf, el recorrido está jalonado por dragones de fauces abiertas que sustentan macetas
Un dragón curvilíneo y sinuoso, de hierro forjado, guarda las escaleras de esta finca de la calle Provença


En los pináculos de este edificio del paseo de Gràcia, hay dragones retorcidos cubiertos de escamas
Los dragones son versátiles en los servicios que ofrecen. En esta finca de la calle Diputación, adornan los salientes usados para izar muebles en las mudanzas
El templo de la Sagrada Familia proyectado por Antoni Gaudí cuenta también con lagartijas de poderoso aspecto

En el paseo Lluís Companys, entre el parque de la Ciutadella y el Arc de Triomf, el recorrido está jalonado por dragones de fauces abiertas que sustentan macetas / Josep Martínez
Un dragón curvilíneo y sinuoso, de hierro forjado, guarda las escaleras de esta finca de la calle Provença /Josep Martínez


En los pináculos de este edificio del paseo de Gràcia, hay dragones retorcidos cubiertos de escamas /Josep Martínez
Los dragones son versátiles en los servicios que ofrecen. En esta finca de la calle Diputación, adornan los salientes usados para izar muebles en las mudanzas /Josep Martínez
El templo de la Sagrada Familia proyectado por Antoni Gaudí cuenta también con lagartijas de poderoso aspecto /Josep Martínez

Así son los dragones que habitan en Barcelona, ya se trate de representaciones en piedra, forja, madera, azulejo, mosaico o trencadís. Son casi cuatrocientos, y Josep Martínez, fotógrafo andorrano afincado en Barcelona, los ha localizado y ha retratado uno a uno, tras cuatro años de escudriñar fachadas, explorar parques y recibir soplos de confidentes. "El Eixample es la zona de la ciudad con mayor densidad de dragones, posiblemente porque ahí se construyeron muchos edificios modernistas, y al modernismo le gustaban los dragones", sostiene Martínez.

Algunos ejemplares figuran junto a Sant Jordi, el héroe caballeresco patrón de Catalunya, pero otros están solos, y los más se presentan emparejados o en grupo, y difieren sobremanera en tamaños, formas y actitudes.

"La figura del dragón, un ser inexistente, seducía mucho en el modernismo, por tratarse de un personaje exótico –explica el arquitecto Juan Bassegoda Nonell, que fue titular de la Cátedra Gaudí durante más de treinta años–, y porque el modernismo es una mezcla de lo neogótico y lo exótico". Hay en la ciudad noticia de representaciones de dragones desde el medievo; se encuentran ejemplares en la catedral y en algunas iglesias antiguas.

Pero la singularidad que Barcelona aporta al universo cultural e iconográfico del dragón se debe sobre todo a la obra de Antoni Gaudí, que plasmó aquí dos dragones muy especiales: el del trencadís del Park Güell, y el de hierro forjado de la finca Güell, cargados ambos de gran simbolismo. "Los dragones de Gaudí están extraídos de la mitología y de la historia, y reflejan las ideas del conde de Güell sobre la Renaixença: catalanismo, mitología y religión", aclara Bassegoda Nonell.

Así, el dragón de la puerta de la finca Güell es Ladón, fiero guardián de la entrada del jardín de las hespérides, que fue muerto por Hércules, según narra el poema L'Atlàntida, de Jacint Verdaguer, quien lo había dedicado al marqués de Comillas, suegro de Güell. Ese dragón magistral, de más de cinco metros de envergadura, con fauces y dientes recortados, alas de murciélago y cola en espiral, sorprende a los turistas por su ferocidad.

Y el dragón de colorines del Park Güell es Pitón, la serpiente del templo del oráculo de Delfos que, según la mitología griega, cayó muerta a manos de Apolo, quien la enterró en el sótano del templo, lo cual acabó convirtiéndola en protectora de las aguas subterráneas. "El templo de Delfos era dórico, y por eso Eusebio Güell quiso que las columnas del parque que encargó a Gaudí fueran de orden dórico", explica Bassegoda Nonell.

Pero a la exquisitez cultural de los dragones gaudinianos hay que añadir el pequeño hito numérico de que en una ciudad occidental como Barcelona haya tantos dragones a la vista, entendidos siempre en sentido amplio: dragones, cocodrilos, serpientes, lagartos, salamandras, y reptiles y saurios en general.

Los hay grandes, medianos y chicos. Si se excluye el debatido lomo de dragón del tejado de la casa Batlló, el más grande resulta ser el del parque de la Espanya Industrial (32 metros de longitud y 150 toneladas de peso) y el más pequeño es una pareja engarzada en los tiradores de las puertas del Pati dels Tarongers, en el Palau de la Generalitat (diez centímetros y apenas cien gramos), según la documentación recogida por el fotógrafo Josep Martínez.

También son reseñables las cuatro dragonas de la pastelería Foix de Sarrià (son de las poquísimas féminas de dragón representadas en la ciudad); el famoso dragón chino de la casa de los Paraigües de la Rambla, un edificio premodernista de Josep Vilaseca; las grandes lagartijas gaudinianas del templo de la Sagrada Família; o los cocodrilos sumergidos en las aguas de la fuente de la plaza Espanya.

Cautivan de todos ellos, incluso de los más humildes, sus ojos altivos y firmes. Y se comprende: la palabra dragón viene del latín draco, que procede del griego drákon, a su vez derivado de la voz griega dérkomai, que significa mirar con fijeza. Según algunos eruditos, esa cualidad explicaría su condición de guardián mítico de doncellas y tesoros –sistemáticamente ejecutado por dioses, santos o héroes–, aunque otros expertos vinculan el combate legendario entre el caballero y el dragón a mitos indoeuropeos de lucha entre dioses de la guerra y el dragón demoniaco bíblico-babilonio.

Para Catalunya, ese caballero es Sant Jordi, que en 1456 fue declarado patrón por las cortes catalanas, reunidas en el coro de la catedral de Barcelona. Es también patrón de Aragón, Inglaterra, Portugal, Grecia, Polonia, Lituania, Bulgaria, Serbia, Rusia y Georgia, entre otros lugares. De Sant Jordi/San Jorge está más documentado su culto que su existencia, pero la leyenda lo sitúa en el siglo III, nacido en Capadocia o Nicomedia, y mártir por decapitación durante la persecución de los cristianos por el emperador romano Diocleciano. Su leyenda llegó a estos lares en el siglo XV.

Algunos dragones de Barcelona aparecen pues junto al Sant Jordi de libros y rosas que hoy se celebra, mientras algunos otros ejemplares son orientales, y denotan el gusto por los elementos exóticos de la burguesía catalana en los tiempos del modernismo. En aquella época la decoración era fundamental, así que los dragones podían campar a sus anchas en muebles, puertas, joyas, cortinas y colchas. Los gustos actuales dificultan su subsistencia como elemento decorativo en Barcelona, pese a la población china que crece y pese a que un escritor como Carlos Ruiz Zafón sea de ellos un apasionado, y acostumbre a llevar uno en la solapa.

Los dragones orientales –seres sin alas pero voladores– son personajes benévolos, cargados de sabiduría, mientras que los dragones occidentales suelen ser considerados maléficos. "El dragón es un monstruo inventado –recuerda el arquitecto Bassegoda Nonell–, por lo que cada artista ha podido apelar a su propia imaginación a la hora de plasmarlo, y por eso son tan diversos".

El fotógrafo Josep Martínez los ha perseguido largo tiempo para captar su genio y figura, y ahora los edita en un libro titulado Drakcelona, en el que salen todos. Una pequeña selección de imágenes puede verse también desde ayer hasta el 7 de mayo en la galería Art Centre (Provença, 253). Su caza al dragón sigue activa, y ruega la colaboración de los lectores que puedan alertarle si avistan otro ejemplar escondido que haya podido escapársele (drakcelona@gmail.com). En esta ciudad, los dragones se agazapan en los lugares más insólitos

jueves, 22 de abril de 2010

El cuarto es primo

Muy interesante este articulo ademas se habla en profundidad de una casa de Tarragona construida por J.M. Jujol
y Gaudí siempre presente
Felicidades a su autor

El control de visitas en el Park Güell , en el aire

L.Tusell ADN
La implantación de la regulación de acceso al Park Güell puede ir para largo. El Ajuntament ha retrasado la aplicación de la medida a la espera de alcanzar el consenso con la oposición y los vecinos. La quinta teniente de alcalde, Imma Mayol, aseguró ayer que el Consistorio prepara una propuesta técnica que "se hablará con los diferentes grupos para buscar el consenso" antes de ponerse en práctica. El Consitorio preveía presentar en mayo a los vecinos el proyecto técnico de regulación de accesos, que les daría prioridad, y después a los grupos municipales. Ahora, el Ajuntament invertirá el calendario, y antes de contactar con los vecinos buscará el consenso político. Así, la puesta en marcha de la medida puede sufrir un retraso.

El Ajuntament pretende reducir a la mitad los visitantes del parque diseñado por Gaudí regulando el acceso para evitar aglomeraciones, sin que la medida signifique cobrar entrada. El Park Güell recibe cuatro millones de visitas anuales, el 86% de los cuales son turistas.

domingo, 18 de abril de 2010

«Estos cacharros son joyas»



El palacio del barro en Jiménez de Jamuz
«Estos cacharros son joyas»
Concha Casado hace de «cicerone» en el Alfar Museo, que fundó en 1994, y recibe 4.000 visitas al año

18/04/2010 ana gaitero | jiménez de jamuz


«El Alfar Museo es de las cosas que me siento más orgullosa y feliz». Concha Casado se emociona al regresar a Jiménez de Jamuz un año más, en vísperas de una nueva hornada. Más de un millar de cacharros esperan su cocción en el único horno árabe que se conserva de los 106 que llegó a haber en Jiménez. «Se encendían hasta 30 en un día», explica Jaime Argüello, el alfarero.

Es el «heredero» de Martín Cordero. «Soy como un cacharro más, yo surgí de aquí», cuenta. Tiene 25 años y desde que tenía doce, recuerda, «venía por aquí a aprender con Martín». Luego trabajó tres años y medio a su lado. Cada uno en su torno.

El Alfar Museo recibe unas 4.000 visitas, en su mayoría de escolares, si bien las últimas firmas del libro de visitas revelan, en todo tipo de idiomas, desde el chino al braille, el interés que despierta el remozado alfar a punto de cumplir 15 años..

La alfarería jiminiega deslumbró incluso a un arquitecto del renombre de Gaudí. El barro vidriado alterna con la piedra en el Palacio Episcopal de Astorga. De los barreros del pueblo se extrajo el barro para elaborar cuidadosamente las piezas. «En el 2002, cuando se celebró el centenario de Gaudí, fui con Martín a Astorga y, con permiso del director del Museo de los Caminos, trajimos los moldes y se reprodujeron aquí», comenta Casado.

Los triángulos de barro de Gaudí se sumaron así al más de medio centenar de cacharros jiminiegos que se elaboran en el Alfar Museo como hacían hasta los años 50 los 160 alfareros que llegó a haber en el pueblo. «Ahora quedan cuatro alfarerías y el museo», comenta Jaime Argüello mientras muestra la toña , el lugar donde se almacena el barro una vez seco.

Pero ya es hora de darle al torno. El alfarero hará un tiesto, una de las piezas más simples y a la vez más didácticas. Coge un bolo de barro y empieza a centrarlo. «Es el primer paso de todos los cacharros», aclara. Con la tiradera afina y da forma y luego utiliza un trozo de cuero para los bordes. Un simple palito sirve como recorteador para arreglar la base y, por fin, es hora de usar los dedos para los «repiquetes», la decoración típica de de los tiestos de Jiménez de Jamuz.

Cacharros para el agua, el vino, la leche, el fuego, la mesa, para conservar la manteca y la matanza, artísticas, como la jarra de trampa o el botijo de cura, y hasta juguetes y huchas salieron de la alfarería tradicional. Se hacían variedad de cántaros según las zonas leonesas o zamoranas que las compraban.

Una vez finalizado el trabajo del torno los cacharros se ponen a secar en el chispero , las vigas de madera que cruzan la casa fuera del Alfar Museo. También se aprovecha el sol de la primavera que acaba de llegar. Las urces esperan para arrokar el horno en una semana o dos, en vísperas de los Mayos, otra de las tradiciones que conserva el pueblo jiminiego.

«No olvides la botija de aceite y no inventes...», recalca Concha Casado al joven alfarero. «La botija de aceite es la única pieza que va bañada por todas partes porque el barro es poroso y así no se va el aceite», explica.

martes, 13 de abril de 2010

GAUDÍ ÉS DE REUS, La realidad de los hechos

El proppassat 18 de març escrivia Ernest Vallhonrat i Llurba en la “Línea abierta” d’aquest Diari sobre “La iglesia parroquial de Riudoms” i afirmava que “Uno de los hijos más ilustres de Riudoms es el insigne arquitecto Antoni Gaudí Cornet”.
Crec, sincerament, que Gaudí és nascut a Reus. Existeixen més documents i fets que així ho confirmen. A tall d’exemple tenim diversos llibres enciclopèdics: 1. Gran Enciclopèdia Catalana, volum 8, 1981, escrit per l’arquitecte Salvador Tarragó, pàgina 13, Reus, Baix Camp; 2. Gran Enciclopedia Larousse, volum 5, Editorial Planeta 1976, pàgina 163, arquitecto español (Reus 1852); 3. Ars Magna. Historia del Arte Universal, volum X: El Triunfo de la creación. El Arte del siglo XX, Planeta, 2006, pagina 51: ”Antonio Gaudí (Reus, 1852-Barcelona, 1926); 4. Historia del Arte Español dirigida per Joan Sureda, volum IX: La época de las revoluciones. De Goya a la modernidad, Planeta&Lunwerg, 2002, pàgina 38: “Nacido en Reus, Gaudí realizó sus estudios en el colegio de los escolapios . . .” i 5. Summa Artis. Historia General del Arte, volum XXXV **, Arquitectura española (1808-1914), Espasa Calpe, S.A., 2003, Pedro Navascués Palacio, pàgina 659: “Se ha citado varias veces, entre los colaboradores de Gaudí, a Joan Rubió y Bellver (1871-1952), nacido como aquél y Berenguer en Reus”.

L’Any Internacional Gaudí, 2002 es van publicar, entre altres, els següents llibres-catàlegs d’exposicions: 1. Centre de Cultura Contemporània de Barcelona/CCCB i el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, Juan José Lahuerta. “Univers Gaudí”, Cronologia Gaudí i el seu temps per Marisa García Vergara, pàgina 228: El 25 de juny neix a Reus Antoni Gaudí; 2. Fundació Caixa Catalunya; Gaudí. Art i Disseny, pàgina 217, Reus 25 de juny de 1852; 3. Museu d’Història de la Ciutat, Barcelona, Daniel Giralt Miracle, “Gaudí, la recerca de la forma”, Lunwerg, pàgina 159, biografia escrita per Santi Barjau: “Neix el dia 25 de juny a Reus”.

També és cert que hi ha algunes referències que ignoren el lloc de naixement de Gaudí com la publicació de la Fundació Caixa de Pensions, Antoni Gaudí (1852-1926), Cronologia de la vida i obres de Gaudí, pàgina 231: “1852. Dia 25 de juny, dimecres. Naixement d’Antoni Gaudí i Cornet, fill de Francesc Gaud´i Serra i d’Antònia Cornet i Bertran”. També el llibre de Joan Francesc Ràfols, Claret, 1999, pàgina 195, ho ignora.

L’arquitecte Carlos Flores en el seu llibreGaudí, Jujol y el modernismo catalan” *, Aguilar, 1982, pàgina 137: La cuestión del lugar de nacimiento constituye uno de aquellos aspectos de la biografía gaudiana que se encuentran aún sin esclarecer. El problema parece ofrecer dos eventuales alternativas: una sería la del Mas de la Calderera, término municipal de Riudoms; la otra, la ciudad de Reus. Entre ambas posibilidades apenas tres kilómetros de distancia. Por el momento las discusiones parecen haber llegado a un punto muerto, si bien resultan más convincentes las razones de quienes presentan un Gaudí reusense”. A la pàgina 360 Flores també escriu: Bergós sostiene la creencia de que Gaudí nació en el Mas de la Calderera, Ràfols en su obra “Gaudí”(1928) afirma la naturaleza reusense de Gaudí, pero señala, en un estudio posterior (Diccionario biográfico de artistas de Cataluña. 1951) su nacimiento en Riudoms.Martinell, apoyándose fundamentalmente en hechos comprobables, deduce que el arquitecto era natural de Reus y también aporta el recuerdo de sus conversaciones con el maestro, en especial la relacionada con una colecta pro sagrada Familia que Martinell organizó en Valls, su pueblo natal, y en la cual obtuvo, según Gaudí, una cantidad más elevada que la conseguida en Reus, “a pesar de ser mi pueblo”, según palabras textuales de Gaudí.

En resum, existeixen més proves que ens permeten afirmar que l’arquitecte Gaudí és de Reus perquè quan es matricula tant al institut de batxillerat de Reus com a Barcelona per iniciar els estudis d’arquitectura sempre consta que “es natural de Reus”.

Josep Maria Buqueras


La realidad de los hechos
Ernest Vallhonrat i Llurba - 13/04/2010

Mi artículo ‘La iglesia parroquial de Riudoms’ publicado el pasado 18 de marzo en el Diari de Tarragona afirmaba que «uno de los hijos más ilustres de Riudoms es el insigne arquitecto Antoni Gaudí Cornet». Ello ha motivado la réplica con el escrito publicado en este mismo periódico cuyo título era ‘Gaudí és de Reus’, de Josep Maria Buqueras Bach, reusense de nacimiento que desde hace años reside en nuestra ciudad siendo uno de los miembros del Senado tarraconense, por lo que se comprende que tenga el ‘corazón partido’.

El señor Buqueras en su escrito, a mi entender, no aporta ninguna argumentación convincente para afirmar tan radicalmente que Gaudí es de Reus, puesto que expone referencias de autores que lo dicen presentando alguna otra que no está de acuerdo con tal afirmación.

En aquella época no existía el Registro Civil, por lo que no había el certificado oficial o partida de nacimiento. La fe de bautismo era el documento eclesiástico básico de identificación personal del individuo, requerido en cualquier servicio o institución del Estado. En el Libro de Bautizos de la Iglesia Prioral, la inscripción de Gaudí, donde debería figurar el lugar y la fecha de su nacimiento, simplemente se indica la palabra ‘ayer’. Ello es el motivo que originó en 1950, casi cien años después, al acercarse el celebrado centenario del nacimiento del genial arquitecto, que el abogado reusense Josep Maria Guix Sugrañes se dedicara a dar conferencias pretendiendo convencer que el insigne arquitecto había nacido en Reus.

En vista de que se estaban creando errores por parte de algunos ciudadanos reusenses al pretender introducir la falsa teoría del Gaudí nacido en Reus, sus ayudantes técnicos, los conocidos y destacados arquitectos señores Sugrañes, Rubió, Quintana y Bergós, el primero de ellos reusense precisamente y barceloneses los otros tres, el día 20 de julio de 1954, por propia voluntad, acudieron ante el notario Ramón M. Roca Sastre del Ilustre Colegio de Barcelona, domiciliado en la calle del Notariado, 8, pral. 2ª, para exponer: «Que por la trascendencia histórica que el hecho en sí pueda tener, dada la relevante personalidad del nombrado arquitecto, señor Gaudí, y la importancia de su obra, los comparecientes declaran: que por habérselo oído repetidas veces al mismo señor Gaudí, el lugar del nacimiento de éste fue el municipio de Riudoms, partido judicial de Reus, provincia de Tarragona y en la masía denominada Mas de la Calderera».

Aun conociendo lo expuesto anteriormente, el abogado y conferenciante citado publicó en 1960 el libro Defensa de Gaudí que recoge el texto de sus conferencias sobre el tema, en el que no hay ninguna referencia sobre la lápida de la tumba de Gaudí junto al altar de la cripta del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, en la que decía simplemente, Antoni Gaudí Cornet (A. C. S.). Sin embargo, en la segunda edición de 1978 aparece una detallada información sobre una nueva lápida que sustituyó a la anterior. Es a partir de la primera edición del libro que se colocó allí esta nueva cuyo texto es: «ANTONIUS GAUDI -REUSENSIS-[…]»

Con el cambio de la lápida, es evidente que se intenta reforzar la tesis del abogado reusense. Estos son la realidad de los hechos.

.......................................................
Siempre lo he dicho y viendo que la discusión continua en Tarragona me veo en la obligación de repetirlo, ya es hora de que los entusiastas de las maravillas que nos ha dejado el insigne artista nos olvidemos de batallitas sin futuro y firmemos un pacto de verdadera amistad hacia Gaudí y hacia su tierra el Baix Camp.

La provincia de Tarragona tiene paisajes magníficos monumentos únicos y artistas entrañables y unos pueblos y ciudades tan maravillosos que no se si nos lo merecemos
¿Porque no disfrutar de todo eso y vanagloriarnos de tener en nuestras tierra un alma como la de Gaudí? es igual si su madre parió en Reus o en Riudoms o tal vez en el carruaje que la llevaba de un lugar al otro.
Yo me sumo al pacto de caballeros de los alcaldes de Reus y Riudoms para conseguir una figura mejor difundida y estudiada y sumaría esfuerzos para que la Fundación Gaudí defendiese los derechos de una obra que si no se cuida se puede perder
Luis Gueilburt




lunes, 5 de abril de 2010

El Gobierno fuerza la reapertura del acceso a El Capricho y al conjunto de Sobrellano



El diario Montañez
M. FERRANDIS / M. ÁLVAREZ
Después de tres meses cerrado, los turistas ya pueden acercarse al monumento de Gaudí, cuyo perímetro está precintado por seguridad
El acceso al Capricho de Gaudí ya está abierto. Para regocijo de los que elijan Comillas para pasar su Semana Santa, el monumento modernista al fin está al alcance de las cámaras de fotos. Puede admirarse por fuera, a poca distancia, a la vera del precinto que el Ayuntamiento ha colocado alrededor de su finca. A las 12.30 horas de ayer, justo un día antes del inicio de las vacaciones, las puertas volvieron a abrirse después de haber permanecido cerradas desde el pasado mes de diciembre. La reapertura ha sido recibida con gran alegría entre los turistas que ya han llegado a la villa, que nada más ver cómo abrían el acceso acudían en tropel a fotografiarlo.
El consejero de Cultura, Javier López Marcano, aclaró a este periódico que este camino, que es de titularidad pública, da acceso al Palacio y la Capilla de Sobrellano, también públicos, y que si estuvo cerrado durante todo el invierno es porque baja la afluencia de visitantes. Dijo que en cuanto se enteró de que seguía cerrado dio orden inmediata de permitir el paso. Rechaza la tesis de que su clausura fuese ordenada por los dueños del Capricho cuando cerraron el restaurante a finales de diciembre. «Si es así, fue sin mi conocimiento», dijo Marcano.
Pero lo cierto es que todo lo que rodea el cierre de El Capricho es un auténtico misterio. El edificio, declarado Bien de Interés Cultural hace 40 años, se convirtió en restaurante en 1985 y en 1992 lo compró el grupo japonés Mido Development, que no pudo sostenerlo con el negocio hostelero. A finales de año, mandaban a casa a sus nueve empleados, el edificio se cerró, casualmente el acceso también, y nada se supo hasta que hace unos días el PSOE dio la voz de alarma, porque El Capricho, que siempre ha sido privado, está localizado en una pequeña colina junto al Palacio y la Capilla de Sobrellano.
Existen dos vías de acceso, una que exclusivamente permite la entrada al edificio de Gaudí y otro camino que discurre frente al Capricho y luego continúa por el Palacio de Sobrellano. El primer acceso es privado, pero el segundo es público y fue el que ayer se reabrió.
Los miedos de Kurosawa
El interés de la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento de Comillas por abrir la vía de acceso que transcurre por delante del Capricho ha podido con los miedos de Taketo Kurosawa. El propietario se negaba ayer a hacer declaraciones sobre las negociaciones de su abogado con el Gobierno de Cantabria para que, en caso de que El Capricho sufriera desperfectos, la Consejería se responsabilizara de los mismos. López Marcano dejó claro que el Gobierno no va a asumir la vigilancia de El Capricho, «como tampoco pagamos la seguridad de todos los palacios, casonas e iglesias que hay en Cantabria».
No sería la primera vez que gente con cuchillos intenta e incluso consigue arrancar las emblemáticas baldosas con girasoles, que son la seña de identidad del monumento. Para solventar este problema -que un camino público pasa por delante de una finca privada- y para evitar actos vandálicos, el Ayuntamiento de Comillas ha ordenado precintar todo el edificio del Capricho con cintas de seguridad y vallas, poniendo límites a lo que es propiedad privada y lo que no, y permitiendo a quien lo desee ver El Capricho por fuera, pero sin poder entrar dentro de la finca, y en el mismo horario en que se mantiene abierto el recinto de Sobrellano, es decir ente las 9.30 y 18.15 horas.
Otro frente abierto es el de los nueve trabajadores, que en el mes de diciembre recibían de manera repentina la noticia del cierre del Capricho y la presentación, por parte del presidente, de un expediente de extinción de empleo en la Dirección General de Trabajo.
Los trabajadores, esperando
A fecha de hoy, tanto los trabajadores como el abogado y la delegada sindical de CC OO que les representa no han logrado alcanzar ningún acuerdo de indemnización con Kurosawa. Esta circunstancia les tiene atados de pies y manos, ya que les impide cobrar el paro o ser contratados por otra empresa. Hasta que hasta que Trabajo no resuelva el expediente, los trabajadores siguen dados de alta en la Seguridad Social.