domingo, 27 de febrero de 2011

La Catedral de Mallorca recupera el gran mural colorista de Gaudí y Jujol

Javier Alonso Palma, 27 feb (EFE).- La Catedral de Mallorca ha recuperado el color y el esplendor del gran mural de cien metros cuadrados de extensión que, hace más de un siglo (1909), ideó Antonio Gaudí y ejecutó Josep Maria Jujol gracias al trabajo desarrollado durante cuatro meses en el templo gótico por especialistas.

El mural, que se encuentra en la Capilla Real tras el altar mayor, fue diseñado y dirigido por el arquitecto barcelonés, quien fue invitado en 1901 por el obispo de Mallorca Pere Joan Campis a trabajar en la catedral tras quedar asombrado en Barcelona por la obra de Gaudí.

En una entrevista con la Agencia Efe, los responsables del taller de restauración "Xicaranda", Alfredo Claret e Isabel de Rojas, han explicado el trabajo de restauración de esta obra de Gaudí a petición del prelado con la intención de emprender una gran reforma del templo.

Uno de los elementos que introdujo fue este mural, una amalgama de cerámicas, hierro forjado y bajorrelieves llenos de color, compuesto por casi 9.500 piezas individuales y de distintos tamaños, según han podido contar los nueve técnicos que han dedicado cuatro meses para renovarlo, aunque el proyecto, con sus estudios y preparación, ha supuesto un año de trabajo.

Gracias a esta actuación, ahora se pueden contemplar los cientos de colores, el pan de oro o los numerosos motivos florales de todo tipo que dormían bajo el polvo y la cera y que se han acumulado durante casi un siglo, así como 53 escudos de obispos mallorquines.

Claret destaca que Gaudí no repite ni un solo elemento de los que plasmó en este mural que fue ejecutado por un estrecho colaborador, el también arquitecto Josep Maria Jujol, que apenas terminada la carrera en 1906 se trasladó a Mallorca para realizar este trabajo.

Gaudí, señala la directora del proyecto de restauración, Isabel de Rojas, entendía que el templo es algo vivo que cambia con el paso de los años y con las innovaciones que él mismo introdujo desde un profundo sentido religioso y su basto conocimiento de la liturgia.

El mural está realizado directamente sobre la centenaria pared de marés de la catedral, aprovechando incluso sus imperfecciones con la intención de "fundir" lo nuevo y lo viejo, entendiendo la catedral como un elemento vivo de la naturaleza que evoluciona, comenta Claret.

Los restauradores señalan que la limpieza de las miles de piezas con hisopos empapados en agua y alcohol ha sido trabajosa porque ha tenido que acometerse una a una.

"Es sorprendente -añade de Rojas- el efectismo y lo rompedor de esta obra porque Gaudí no se conforma con una sola tonalidad de color, no quiere un rojo sino muchos, lo que ha complicado el trabajo; y porque no hay nada improvisado: cuando se ven hojas que parecen a primera vista que están rotas por el paso de los siglos lo que hace es imitar la naturaleza".

"De alguna manera, Gaudí experimenta en la catedral de Mallorca soluciones decorativas que después emplearía en la Sagrada Familia", apunta Claret como hipótesis.

De hecho, en Palma empleó un nuevo método para dar color a las vidrieras que utilizaría en el templo barcelonés y que consistió en superponer tres cristales de colores primarios: amarillo, azul y rojo.

La confección de este mural comenzó en el año 1907, concluyó dos años después y, como ha sucedido recientemente con la intervención de Miquel Barceló en la capilla de San Pedro, las reformas que llevó a cabo en el templo generaron una gran controversia social.

En el caso de Gaudí, añaden los técnicos, el obispo Campins fue un firme defensor del arquitecto barcelonés en contra de la opinión de algunos miembros del cabildo catedralicio.

La renovación emprendida por Gaudí concluyó poco después de la muerte del prelado en 1915, que fue enterrado tras el altar mayor junto a esta gran obra del artista catalán. EFE ja

viernes, 18 de febrero de 2011

Mucho congreso y poca cobertura

Viernes, 18 de febrero del 2011
M. J. - (Santa Coloma de Cervelló)

A 12 kilómetros de la ciudad de Barcelona, donde se ha celebrado el congreso internacional de telefonía móvil, hay un núcleo de población sin cobertura de telefonía móvil. Se trata de la Colònia Güell, núcleo que pertenece al municipio de Santa Coloma de Cervelló, lugar muy visitado por turistas japoneses para ver la cripta de Gaudí. El ayuntamiento conoce el problema, pero no adopta medidas para resolverlo..

.....................................................................

Ahora como siempre parece que Gaudí solo interesa a los Japoneses se olvida el autor de todo el resto de interesados en una de las mas importantes obras de Gaudí

Luis Gueilburt

La tuneladora del AVE prepara en Pau Claris el 'abordaje' de la Pedrera

El edificio está vigilado por expertos de la Unesco y tiene dos redes de control con 90 dispositivos

El topo mecánico llega a velocidad récord y sin incidencias a 50 metros del monumento de Gaudí

Viernes, 18 de febrero del 2011
RAMON COMORERA
BARCELONA

Sin novedad en el frente y avance a toda máquina. Son dos frases tópicas, pero que describen con precisión como va la excavación del otrora cuestionado túnel del AVE por el corazón de Barcelona, entre la Sagrera y Sants. En su sigilosa y exitosa progresión, ahora bajo la calle de Provença, la tuneladora Barcino cruzó el martes Pau Claris y se detuvo a 50 metros de la Pedrera, monumento civil de Gaudí de frágiles y poco profundos cimientos que es patrimonio de la humanidad e icono modernista de la capital. Durante cinco días, hasta el domingo, un equipo de buzos revisará los dientes del topo mecánico para que la próxima semana pueda iniciar el abordaje del segundo tramo crítico de las obras, tras el de la Sagrada Família, y cruzar en pocos días el paseo de Gràcia.

La Pedrera y las obras finales de la pantalla de protección del AVE, ayer. RICARD CUGAT

En el tramo excavado desde que Barcino salió del pozo de Bruc el pasado día 8 se ha alcanzado el récord de velocidad de 42 metros en un día. La homogeneidad del subsuelo, explican los técnicos de la máquina, ha permitido alcanzar con seguridad esta punta de rapidez.

La pantalla subterránea de pilotes que protegerá la Casa Milà de posibles movimientos del terreno ya está acabada. También ha concluido la instalación de los 90 dispositivos de alta precisión que acribillan la fachada, el entorno del edificio y sus paredes interiores. En conjunto, forman dos redes de control capaces de medir décimas de mílímetro.

Una incluye, entre otras piezas, los prismas usados en todo el recorrido para reflejar los rayos láser que lanzan sin cesar dos estaciones automáticas situadas en tejados próximos. Se detecta así de inmediato, según los directivos del gestor de infraestructuras Adif, responsable de la obra que ejecuta la constructora Sacyr, cualquier alteración de distancias y la consiguiente deformación.

FISURAS BAJO VIGILANCIA / La otra red de auscultación, que se decidió colocar como un sistema adicional de vigilancia de las fisuras ya existentes en el monumento, incluye 15 fisurómetros. Dentro de la azotea de la Pedrera hay, además, cuatro puntos de medida, también con láser, de la geometría de los arcos de piedra y argamasa que forman la estructura del ático. Con este arsenal de sensores y una colaboración de la propiedad (Catalunya Caixa) calificada de «excelente y ejemplar», Adif asegura que controlará cualquier cambio en «la arquitectura de gran esbeltez» que creó Gaudí.

Los mismos expertos de la Unesco que tutelaron en octubre el paso de la máquina por la calle de Mallorca, a cuatro metros de los cimientos de la fachada de la Glòria de la Sagrada Família, pero a 80 de la parte del templo original de Gaudí catalogada, vigilan ahora las obras junto al paseo de Gràcia. Los informes que realizarán en ambos casos se presentarán en la reunión que el comité de monumentos celebrará en verano. A estos técnicos se añaden los del comité internacional creado por el Ministerio de Fomento para supervisar asimismo la seguridad de la obra.

miércoles, 16 de febrero de 2011

¿Es la Sagrada Familia el mejor edificio barcelonés del año pasado?


Por: Anatxu Zabalbeascoa , El Pais

¿Qué interés puede tener premiar una obra de arquitectura que insiste en la promoción de Barcelona como destino turístico por encima de abogar por una ciudad acorde con las necesidades de sus ciudadanos?

La noticia cuesta de digerir. Que la Sagrada Familia gane el Premio de Arquitectura y Urbanismo Ciudad de Barcelona al mejor proyecto construido en la ciudad en 2010 resulta sorprendente, anacrónico y hasta puede que cómico en un tiempo que solo admite bromas refinadas. Pero es un hecho. Esta noche el alcalde de la ciudad entregará el galardón en el Saló de Cent del ayuntamiento. Por explicar lo sucedido con distancia: es como si una fundación decidiera terminar, según planos del arquitecto renacentista, la iglesia de Santa María de los Ángeles que Filippo Brunelleschi dejó inconclusa en 1434 y luego el consistorio florentino premiara esa obra como la mejor arquitectura de Florencia hoy. ¿Podría la hipotética restauración de ese templo ser candidata al Mies van der Rohe que premia a la mejor arquitectura reciente de la Unión Europea? ¿Podrá la Sagrada Familia?

Más allá de enviar el mensaje discutible de que la arquitectura barcelonesa actual no puede compararse con la de los epígonos de Gaudí, o más allá de señalar que una catedral como espectáculo laico es un edificio actual, el jurado -presidido por Carlos Ferrater y compuesto por Xavier Monteys, Daniel Giralt Miracle, Zaida Muxí y Mónica Gili- deja claro con este fallo que, entre las rehabilitaciones, prefiere las revisiones con prefijo neo. El neo kitsch de la recuperación gaudiniana es la antítesis de trabajos de restauración como la remodelación del Museo Can Framis con la que Jordi Badía ganó el mismo premio el año pasado. Si entonces se valoró la transformación en museo y plaza pública de una antigua fábrica del Poble Nou, este año el jurado ha aplaudido mimetizar la obra original. La idea de premiar el pastiche frente al diálogo de materiales, las nuevas soluciones espaciales o las respuestas a las necesidades sociales y cívicas de hoy es una declaración de intenciones más cercana a los ideales del príncipe Carlos y la empresa Disney que a los antiguos afanes de la ciudad de Barcelona.

La concesión de este galardón a la Sagrada Familia rompe con la tradición no escrita de este premio de destacar actuaciones que contribuyen a mejorar la relación entre Barcelona, sus ciudadanos y su arquitectura. Muy al contrario, la apuesta por una ciudad escaparate a la medida de las aspiraciones de los turistas de paso es lo que, en tantas ocasiones, ha rechazado, criticado y hasta denunciado buena parte del decreciente número de barceloneses.

¿Por qué ha sucedido? ¿Por qué se ha premiado un edificio centenario como ejemplo arquitectónico de la última arquitectura barcelonesa? ¿No había competidores serios? En 2010 se finalizaron en Barcelona obras como la extensión y renovación de la Fundación Tàpies (de Ábalos y Sentkiwicz), la ampliación de la sala de conciertos El Molino (de Bopbaa) o el, también polémico Mediatic Center de Enric Ruiz Geli. Puede que estos proyectos, o el resto de los que optaban al premio, no mereciesen la distinción. Pero puede que quienes gestionan el galardón deban plantearse si van a ser capaces de encontrar un edificio que sí lo merezca cada año. En previsión a que ésto no suceda, tal vez podrían considerar declarar el premio desierto, ampliar la circunscripción del galardón al área metropolitana o, en su defecto, limitar su periodicidad a plazos más amplios.

Sin duda el gesto, cercano a la boutade, de conferir un premio a la mejor arquitectura actual a un edificio del pasado podría entenderse como una provocación destinada a despertar a los ciudadanos. Un latigazo ideado para avivar el debate arquitectónico o destinado a llevar el galardón a la prensa (que hablen aunque sea mal). Si este último fuera el caso, el precio de dar gato por liebre podría resultar excesivo para el crédito de un galardón que entrega el ayuntamiento y que lleva el nombre de la ciudad.

Que se entienda la sorpresa y la protesta: no se discute la monumentalidad de la Sagrada Familia. No se cuestiona su espectacularidad. Y nadie entra a juzgar ni la originalidad del proyecto de Gaudí ni tan siquiera la calidad de su conclusión. Pero ya puestos a valorar el reto que ha supuesto por fin acabar tan magna obra no estaría de más preguntarse si “tiene sentido el derroche económico dedicado a acabar una iglesia votiva que no es más que un templo del turismo”. Son muchos, cada vez más, los ciudadanos que se han unido a una protesta abierta y colectiva al no considerar que la Sagrada Familia de Gaudí pueda juzgarse como un edificio de 2010.

Así, arquitectos como Beth Galí, Pedro Azara, Ana Bassat, Gustau Gili, Manuel Brullet o Félix Solaguren, artistas como Susana Solano, periodistas como Rosario Fontova o Xavier Antich, agitadores culturales como Óscar Guayabero, políticos como Eulalia Vintró y un centenar de ciudadanos han publicado una carta abierta en la que explican su rechazo al premio. Todos se han sumado a un esfuerzo que busca despertar a una sociedad capaz de considerar una catedral gaudiniana su mejor edificio reciente. “A menos que consideremos de vital importancia su función como reclamo turístico y caja registradora”, reza la protesta, los que suscriben el comunicado entienden que la Sagrada Familia no es un edificio ni del año pasado, ni de la década pasada ni siquiera de este siglo.

martes, 8 de febrero de 2011

Vivas apoya el manifiesto para declarar Melilla Patrimonio de la Humanidad

Martes, 08 de Febrero de 2011 , Irene Flore

alt

Ana Reyes








Durante su estancia en la ciudad y como colofón a su visita al recinto histórico de ‘El Pueblo’ y sede de la Fundación Melilla Ciudad Monumental.

El presidente de la Ciudad de Ceuta, Juan Vivas, aprovechó su visita a Melilla la Vieja en la tarde del pasado viernes para adherirse al manifiesto a favor de la declaración de Melilla con el título Patrimonio de la Humanidad que concede la UNESCO.
El primer mandatario ceutí, que ya por la mañana en su discurso en el Palacio de la Asamblea no dejó de ensalzar los atractivos y el valor patrimonial de una ciudad que, en conjunto, calificó de “espléndida”, dejó en el libro de adhesiones de la Fundación Melilla Monumental su personal apoyo a una iniciativa por la que la citada Fundación viene luchando desde que prácticamente, en 2001, se creara bajo la presidencia de José Vallés.

Varias líneas

En torno a la declaración de Melilla como Patrimonio de la Humanidad existen dos líneas: Una, digamos, básica, que persigue la Fundación y que busca para nuestra tierra una distinción que ya tienen un total de 911 lugares, de los cuales 704 son culturales, 180 naturales y 27 mixtos, y que por demás se encuentran distribuidos en 151 países; Italia tiene el mayor número de sitios (45) catalogados como "Patrimonio de la Humanidad”.
La línea de la Fundación no es incompatible con la que defiende el arquitecto redactor del Plan Integral de Rehabilitación de Melilla la Vieja, Salvador Moreno Peralta, que en sus directrices maestras de cómo y en qué forma había que recuperar nuestro recinto antiguo logró que la Ciudad de Melilla se hiciera acreedora del prestigioso premio ‘Europa Nostra’.
La propuesta de Moreno Peralta persigue que Melilla forme parte de una red de ciudades fortificadas del Mediterráneo que, en conjunto, obtendrían el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad que concede la UNESCO. La idea tuvo se expuso y defendió especialmente en la jornada de expertos que bajo el título “La voz callada del Mediterráneo” se celebró en nuestra ciudad en abril de 2008.
Moreno Peralta considera que las posibilidades de Melilla de lograr el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad se redoblarían si se defendieran poniéndola en relación con el valor patrimonial de otras muchas fortificaciones mediterráneas como las de Sicilia, Malta, Siracusa, Portoferraio, Portolongone, Otranto, Porto Ercole y otras del Mar de Liguria.
En opinión del arquitecto, “se trataría de iniciar un expediente y Melilla sería un poco la impulsora de la idea”. Habría que “buscar socios y poner a todos los territorios afectados de acuerdo”, pero la viabilidad de la iniciativa sería, según su óptica, mucho mayor que la hasta ahora defendida para que la ciudad por sí sola lograra el pretendido reconocimiento de la UNESCO.

‘Paisaje cultural’

La idea fue trasmitida también a una de las expertas de la sede de la UNESCO en Paris, Nuria Sanz, con ocasión de las aludidas jornadas sobre el Mediterráneo y el agua como recurso esencial para la humanidad.
En dichas jornadas, a las que asistieron expertos de reconocido prestigio pertenecientes a las Naciones Unidas, Europa Nostra, la UNESCO y otros organismos en algunos casos ideados para promocionar y proteger las ciudades fortificadas de Europa, también se abordó, a iniciativa de Nuria Sanz, la posibilidad de que Melilla pudiera ser declarada “Paisaje Cultural de la Humanidad”, una categoría que por ejemplo ha sido concedida a Aranjuez y que no sólo evalúa el patrimonio histórico del lugar sino también su patrimonio global y actual en relación con los valores de eclecticismo y fusión cultural que predominan en los tiempos modernos.
El caso es que, de un modo u otro, lo que Melilla pretende y la Fundación Melilla Ciudad Monumental lidera es una declaración que cuenta cada vez con más adeptos de distintos sectores y notorio prestigio y que como señaló el profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña, Luis Gueilburt, no es necesaria para revalorizar un patrimonio como el melillense que ya es grande en sí mismo, pero que vendría muy bien para divulgar una realidad patrimonial bastante desconocida y por tanto poco apreciada.

El hotel Atracttion de New York un proyecto inventado y atribuido a Gaudí


El Mundo La obra, de 360 metros, fue diseñada en 1908

El hotel que Gaudí nunca llegó a construir enManhattan se hace real en una serie de televisión

La torre de 360 metros, a la derecha, en pleno corazón de  Manhattan | ELMUNDO.es
La torre de 360 metros, a la derecha, en pleno corazón de Manhattan | ELMUNDO.es
  • El proyecto del hotel 'Attraction' ha visto la luz en la serie 'Fringe'
  • Debía formar parte del 'skyline' de Nueva York, aunque fue descartado
  • Alto como la Torre Eiffel, también guarda semejanzas con la Sagrada Familia
Lo soñó y llevó a los planos Antoni Gaudí en 1908, pero el proyecto del hotel Attraction, que debía erigirse en el corazón de Manhattan, en Nueva York, ha tenido que ver la luz en una espectacular secuencia en la serie norteamericana 'Fringe', de la cadena Fox.
El proyecto, también conocido como Grand Hotel, optó a formar parte del mítico skyline de rascacielos de Nueva York a principios del siglo pasado, pero finalmente fue descartado en favor de un edificio menos emblemático y más funcional.
En su momento, su altura de 360 metros era equiparable a la de la Torre Eiffel, y su estructura recuerda a la monumental Sagrada Família de Barcelona. Aunque el proyecto de Gaudí fue declinado, lo cierto es que sus planos fueron conservados, como la posibilidad misma de su existencia.
Así ha sido como los creadores de la serie norteamericana 'Fringe', en el primer capítulo de su segunda temporada, lo recuperan para una de sus secuencias más espectaculares: la recreación de una Nueva York que podría haber sido y no fue. No sólo las Torres Gemelas se mantienen en pie, en esta nueva interpretación de Manhattan, sino que el hotel Attraction adquiere por primera vez forma física , en formato televisivo, junto a otros edificios que ya ocupan actualmente la fachada litoral junto al puente de Brooklyn.
El capítulo, titulado en inglés 'Over there', también recrea sobre el cielo de Manhattan un zepelín de dimensiones gigantescas. Además de la secuencia en la que se ve el edificio de Gaudí en su entorno, otro momento de la serie lleva al protagonista, interpretado por el actor Joshua Jackson, a sobrevolar la zona con una guía turística que le señala el edificio de Gaudí y su fecha de edificación.
Antes de esta recreación, ya se había producido otra en tres dimensiones en la realidad virtual de Second Life y en SIMS.
Lo cierto es que a primera vista, el nuevo skyline de Manhattan que ha llevado a la televisión el creador de la serie 'Perdidos', J.J. Abrams, junto a Alex Kurtzman y Roberto Orci, recuerda y mucho a la fachada litoral barcelonesa, con las dos torres (el edificio Mapfre y el Hotel Arts) y la torre Agbar.
..........................................................................................................

El hotel Atracttion de New York un proyecto inventado y atribuido a Gaudí

El mito de Gaudí necesita del fuego que alimente las insaciables carencias de los que buscan demostrar su “genialidad” a costa de cualquier cosa.
Hasta el año 1952 (año del centenario del nacimiento de Gaudí) nadie había hablado ni escrito acerca de un proyecto de hotel rascacielos para la ciudad de Nueva York, a partir de ese año y sobre todo en el 1956 para darle publicidad al artista que había estado desvalorizado o infravalorado algunos “amigos” del artista empezaron a hablar de un grandioso proyecto americano al estilo “Bienvenido Mister Marshall”.

Uno de esos amigos era el hijo del escultor Lorenzo Matamala, Juan Matamala Flotats que no solo hablo del proyecto sino que realizo unos cuantos planos, secciones y fachadas además de detalles y algunos de estos dibujos se le han atribuido con posterioridad a Gaudí en alguna publicación.

Otro fue el arquitecto Ignaci Bruguera Llobet que comento que había recibido el encargo de un edificio para oficinas en Nueva York en 1.919 del que el Centro de Lectura de Reus, guarda esta maravillosa acuarela del Edifici 28 Sketch en escala 1/400 también atribuida a Gaudí en alguna publicación

Según Matamala en 1908 una pareja de empresarios americanos visito a Gaudí en la Sagrada Familia y estuvieron con el durante dos o tres encuentros en los que Gaudí les mostraba su obra para conseguir el encargo de este gran edificio.

Esto no queda documentado por ninguno de los colaboradores directos de Gaudí ni Raffols ni Bergos, ni Puig Boada comentan nada al respecto pero tampoco tenemos ningún dibujo real ni fotografía de ningún detalle de este proyecto. Solo hacen referencia del mismo algunos autores desde que Cèsar Martinell lo introduce en su libro en 1967 publicando copias de los dibujos de Matamala.

En alguna publicación monográfica se comenta que existe una serie de croquis esbozados en una libreta de bolsillo que usaba Gaudí y de la que salvo esta mención yo no he tenido ninguna muestra fidedigna.
Ni un solo dibujo original demostrable, ni una sola carta encontrada, ni una factura, ningún documento de cualquier tipo.
Para mi es insuficiente la amigable intención de algún colaborador para explicar un proyecto arquitectónico o artístico.

Aparte de todo esto es muy difícil pensar que en ese año en que realizaba tantos proyectos Gaudí tuviese tiempo para realizar un enorme rascacielos en EEUU.
Gaudí ese año estaba trabajando en la Pedrera, proyectaba la desviación de la calle de Bellesguard para poder salvar las ruinas del castillo de Martín I , con lo este proyecto urbanístico constructivo y de restauración implica , hacia obras importantes en el Park Güell, proyectaba un monumento a Jaume I en la plaza del Rey, una capilla para la escuela de las Teresianas, tenia la responsabilidad de la colocación de la primera piedra de la iglesia de la Colonia Güell un tema de vital importancia para su obra y por supuesto como si todo esto fuese poco continuaba con ahínco en las obras de la Sagrada Familia.

También estaba trabajando en el proyecto de restauración de la Catedral de Palma de Mallorca lo que le obligaba a viajar asiduamente a la isla y no creo que se viese con ganas de viajar a América pesar del gran interés que siempre demostró por el nuevo continente y sus ideas en conversaciones con sus amigos.

Según los textos Gaudí proyectaba una larga estancia en Manhatan para organizar la obra cuyo periodo de construcción estaba prevista para siete u ocho años, con la vasta experiencia acumulada en otras obras parece ingenuo pensar que esto seria factible y Gaudí siempre fue un hombre que tenia la cabeza clara y los pies en el suelo.

Dejando el lugar de la duda y deseando que algún día apareciera algún documento que me demuestre el error creo que haríamos el ridículo nosotros y nuestras próximas generaciones si para demostrar la importancia de un artista universal como Antoni Gaudí necesitásemos en el siglo XXI hacer hincapié en un proyecto que solo ha sido la acalorada invención de un “amigo” y la fantasía virtual de técnicos informáticos mientras los proyectos reales y fantásticos los dejamos perder en el olvido o en la desidia.

Luis Gueilburt

miércoles, 2 de febrero de 2011

La Barcelona que construyeron nuestros abuelos

ANÁLISIS

La Barcelona que construyeron nuestros abuelos

02.02.2011 Marisa Anglés, Expansión.com

El abogado Emilio Cuatrecasas, el hotelero Pau Guardans y la ex periodista Carlta Vitzhum coinciden en la falta de un mensaje y un rumbo claro y alertan de la urgencia de trazar una estrategia en lugar de seguir viviendo de rentas.

“Los turistas vienen a Barcelona a visitar lo que pagaron nuestros abuelos industriales: la Sagrada Familia, la Catedral y las obras de Gaudí”, se quejó ayer el abogado Emilio Cuatrecasas en una conferencia sobre el presente y el futuro de la ciudad organizada por Sport Forum Barcelona en el Círculo Ecuestre. El hotelero Pau Guardans coincidió en que “en Barcelona no valoramos el turismo porque no nos ha costado nada”.

La tercera ponente de esta conferencia, la excorresponsal de The Wall Street Journal en España, Carlta Vitzthum, tras deshacerse en alabanzas hacia la Barcelona que conoció por primera vez en 1992, dijo que “ahora, si aún fuera periodista, no sé sobre qué escribiría para vender Barcelona: ¿del Barça?, ¿de sus chefs?”.

Cuatrecasas afirmó que Barcelona le aporta “sensación de decadencia”. En los años setenta, dijo, “la capital catalana era la más importante de la Península Ibérica en cultura, en número de editoriales, en teatros, en escuelas de negocios... y no hemos sabido hacer de esto un proyecto nacional”. Y añadió: “la Barcelona que creó la primera bolsa del país, el primer tranvía de vapor, la primera radio, que tenía la arquitectura de Gaudí, era una Barcelona de la que sentirse orgulloso”.

Sin embargo, desde 1978, “Madrid se ha legitimado como capital en muchos ámbitos; en Barcelona, en cambio, la acción política se ha centrado en recuperar la identidad, lo que está muy bien, pero hay que ser conscientes de que tiene un coste”, añadió.

Estructura cerrada
Cuatrecasas también cargó contra el hermetismo de la sociedad catalana: “dentro de 25 años, en esta sala [en el Círculo Ecuestre] veremos las caras de los hijos de los que estáis hoy aquí –dijo–, y esto es muy malo: hay que derribar las estructuras cerradas e invitar a la gente de fuera”.

Pau Guardans afirmó no entender “la posición contraria al turismo de algunos barceloneses y el no ser más proactivo con lo que nos llega de fuera”. El presidente de Inn Hotels advirtió de que “el turismo ha ido bien cuanto todo iba mal, pero si no actuamos, el turismo puede ir muy mal cuando el resto vaya bien”.

Según Guardans, Barcelona está fallando en la promoción de la ciudad, en no dar mensajes mucho más ambiciosos, en seguridad, limpieza, alumbrado y en apoyo de la Administración pública, dijo. “¿Creen que a Gaudí hoy le darían una licencia municial de obras?”, concluyó, lo que generó una carcajada a los asistentes al coloquio. Sentado entre el público, el director general de Turisme de Barcelona, Pere Duran, escuchaba en silencio.

Guardans pidió a los asistentes que se remontaran mentalmente al 1 de enero de 2002 en Nueva York, cuando el empresario Michael Bloomberg tomó las llaves de la ciudad. Sólo hacía tres meses del derribo de las Torres Gemelas y la moral y la economía de la ciudad necesitaban un revulsivo. Bloomberg encargó a un grupo de expertos que pensaran qué hacer para reflotar Nueva York y la primera conclusión de estos fue recuperar la actividad turística.

Administración
Según Guardans, “somos una ciudad envidiada, pero nos hemos creído que era gratis”. Barcelona no ha perdido ninguna batalla aún –dijo–, pero ha llegado el momento de poner más imaginación y exigir a las administraciones que sean aliadas, no frenos”. El presidente de Inn Hoteles recordó que cuando quiso comprar la Casa Burés de Barcelona en 2007 para convertirla en un hotel de cinco estrellas, el Ayuntamiento ejerció su derecho de tanteo e impidió la operación. Hoy, el edificio modernista está habitado “sólo por las palomas”, señaló Guardans.

Vitzthum, nacida en Nueva York y actualmente residente en Madrid, es directora de comunicación y relaciones externas de Public Interest Oversight Board. Esta excorresponsal de The Wall Street Journal creció en la gran manzana, donde, según reconoció ayer, “tenía una envidia sana de las fiestas y tradiciones tan arraigadas de las comunidades judías e italianas”. Sus cuatro abuelos nacieron en cuatro países distintos y uno de ellos, perteneciente a la aristocracia alemana, “desapareció, por lo que yo crecí con una visión del nacionalismo muy nefasta”, explicó Vitzthum.

“No podía entender cómo los principales partidos de Catalunya y País Vasco eran nacionalistas hasta que llegué aquí”, contó. “Al descubrir Barcelona en 1992 aprendí que tenían una cultura abierta y con visión de futuro”. Sin embargo, según Vitzthum, en sus últimos viajes a Barcelona, “no he sabido qué mensaje quería dar la ciudad”.

Según Guardans, la solución de Barcelona “no es un tema de recursos, es de imaginación: los empresarios sabemos que la falta de recursos es un impulso a la gestión, no una excusa para no hacer nada”.

Entre las soluciones propuestas ayer para la capital catalana, se encuentra el proyecto Barcelona Global, impulsado por María Reig. Esta iniciativa, según Cuatrecasas, pretende quitarle a la ciudad ese aire de decadencia actual para renovarla e impulsarla. Barcelona Global no se presenta a ningunas elecciones y su lema es Fem que passi.