jueves, 15 de diciembre de 2011

La primera fase para rehabilitar el Palacio de Gaudí requiere 200.000 euros

Ana g. Valencia | astorga 14/12/2011 Diario de Leon

Patrimonio aprobó la demolición de la tabiquería que «se abordará a largo plazo».

La comisión territorial de Patrimonio dio luz verde el pasado 30 de noviembre a la demolición de la tabiquería del Palacio Episcopal de Astorga. «Esta es la primera fase del plan que recoge las diferentes actuaciones a llevar a cabo en el edificio», apuntó Beatriz Rodríguez, aparejadora de la Diócesis, quien confirmó que está actuación está valorada en 200.000 euros.
Sin embargo, las estrecheces económicas también han hecho mella en aquel ambicioso proyecto de 2007 que valoraba el conjunto de los trabajos en la obra de Gaudí en cinco millones de euros, 1,7 millones se destinarían inicialmente a una primera fase que englobaría la recuperación de las fachadas, cubiertas y cimientos. «Es un proyecto completamente inviable a día de hoy, la cantidad final del plan aún se desconoce, aunque se reducirá muy notablemente. El proyecto actual se basa en recuperar del plan de 2007 aquellos trabajos que son más importantes», aseguró el ecónomo diocesano, Victor Manuel Murias. Las actuaciones se acometerán en función de las inversiones, — continuó Murias—, «no hay fijadas fechas de inicio, pero prevemos que sean a largo plazo. Patrimonio únicamente aprobó un proyecto, aunque aún no está ni siquiera concedido».
Según explicó el ecónomo, el plan director que contempla la rehabilitación del Palacio, está estructurado en cuatro grandes fases, que «se ejecutarán en un orden lógico y a través de la disponibilidad presupuestaria de cada momento». Unas inversiones, que por el momento, no se esperan que lleguen en un periodo corto de tiempo.
Próximo paso. Para la aprobación definitiva del resto de las obras, de las cuales aún se desconoce cual puede ser su valoración final, y que dependerá de las necesidades y de la urgencia de las reformas, el promotor del proyecto deberá completar el expediente aportado a la comisión con una documentación complementaria que afecta a las futuras fases en las que se divide el plan. Entre ellas, Patrimonio señala la información relativa a la instalación de perfiles de acero, el emplomado de las ventanas y la instalación de un ascensor central, que facilitará los accesos y cuyo diseño está pendiente de la retirada de la escalera actual.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Movilización vecinal contra el cercamiento del parque Güell

Residentes de la zona organizaron ayer una ruta reivindicativa por el recinto

Piden al consistorio que desista también de su idea de cobrar entrada a los foráneos

ROSA MARI SANZ, El Periodico
BARCELONA

No al cerco de la zona monumental ni a la propuesta de cobrar entrada al parque Güell a los foráneos. Bajo una pancarta y en formato de visita turística guiada, medio centenar de personas recorrieron ayer el recinto de Gaudí en protesta por los planes que estudia el consistorio para frenar un uso masivo que pone en riesgo la conservación de este patrimonio arquitectónico, unas medidas que supondrían, a la par, una nueva fuente de ingresos que debería revertir en la conservación de un complejo que recibe cada año a cuatro millones de visitantes.

Vendedores ambulantes en el interior del parque Güell, el sábado. RICARD CUGAT

Información publicada en la página 38 de la sección de cv Gran Barcelona de la edición impresa del día 12 de diciembre de 2011

La marcha partió por la mañana, tras una chocolatada popular, desde la plaza de Salvador Allende (Horta-Guinardó), donde cada jueves por la tarde vecinos de los barrios del Coll, la Salut, Vallcarca i els Penitents, la Teixonera y el Carmel, algunos vinculados al movimiento 15-M, se reúnen para debatir, entre otros asuntos, acerca del futuro de un parque sobre el que el consistorio, bajo diferentes batutas, lleva años estudiando su regulación.

AMBIENTE FAMILIAR / Los participantes, con un perfil predominantemente familiar, fueron guiados y aleccionados por Salvador Barrau, presidente de la Associació de Veïns del Coll, tanto sobre el pasado del parque como acerca de las numerosas movilizaciones vecinales que han acompañado la historia de este recinto. Barrau, también portavoz de la Coordinadora de Entidades del Parc Güell, una plataforma ciudadana creada hace dos años que aúna a las asociaciones de vecinos de los barrios que rodean el parque, incidió en que han presentado propuestas alternativas al consistorio, como la regulación de la entrada estableciendo horarios o días a los turoperadores, el establecimiento de una tasa hotelera y la necesidad de que la Fundació Gaudí, que explota el museo, realice alguna aportación para ayudar a su mantenimiento.

Unas alternativas que han suscrito las cerca de 17.000 firmas que ya se han recogido durante los últimos meses, una cifra que ayer aumentó. Aunque no todos están en desacuerdo sobre la propuesta municipal, que se está estudiando para comprobar su viabilidad técnica, ya que el representante vecinal de la Salut, Gabriel Picart, la zona que sufre con más dureza el impacto de la masificación del parque, asegura que gran parte de ese barrio ve con buenos ojos el control que plantea el consistorio.

VENTA AMBULANTE / Durante la marcha, que transcurrió a lo largo de algo más de una hora bajo una pancarta con la reivindicación Queremos un parque público y gratuito, y que recibió el aplauso de más de un visitante, fue visible la presencia de varios vendedores ambulantes jugando al gato y al ratón con los agentes municipales. Y es que pese al aumento de presión policial en el complejo monumental (el patrullaje de agentes fue constante durante toda la mañana, tanto motorizados como a pie), la práctica sigue siendo habitual en la zona arquitectónica y en los diversos accesos al parque.

Para paliar con mayor ahínco este fenómeno, durante estos días, y en el marco de la operación específica de Navidades, esta es una de las zonas en las que se ha intensificado el control, una vigilancia que desde julio y hasta el pasado mes se ha traducido en cerca de 43.000 objetos intervenidos y en 1.600 actas levantadas por venta ambulante, según datos del consistorio.

...........................................................................................

El articulo habla "de que la Fundació Gaudí, que explota el museo" ojala existiese una Fundación Gaudí que proteja todo su patrimonio cultural, que es lo que vengo pidiendo desde hace muchos años, lo que debería decir el articulo y parece que nadie toma nota es la La Fundació de la Junta Constructora del Temple Expiatori de la Sagrada Familia que es una fundación canónica autónoma privada. que es la que explota el museo.

No sigamos mezclando churras con merinas, al pan pan y al vino.....

Luis Gueilburt

miércoles, 7 de diciembre de 2011

División entre los turistas sobre el cobro de entrada en el parque Güell

La mitad de los visitantes ven bien el pago, al igual que se hace por ver obras de arte de menor interés

Para los otros, es un sinsentido pagar de forma selectiva para acceder a un espacio público


Miércoles, 7 de diciembre del 2011
HELENA LÓPEZ, El Periodico
BARCELONA

Pagar por algo que siempre había sido gratis no acostumbra a ser plato de buen gusto para nadie, y menos en tiempos en que los bolsillos cada vez están más vacíos, y los precios de (casi) todo son cada vez más altos. En este contexto, subir al parque Güell -uno de los pocos polos de atracción turística de la ciudad a los que todavía se accede sin pagar- a preguntar a los visitantes qué les parecería que se cerrara y se cobrara una entrada

Típica estampa de la escalinata, el rincón más fotografiado del parque. JOAN CORTALLEAS

Aspecto de la plaza del parque Güell, llena de turistas en la soleada mañana de ayer, con la ciudad (y el mar) al fondo. JOAN CORTADELLAS

-todavía por determinar-, a todos los no barceloneses, tal y como estudia hacer el nuevo gobierno local, puede parecer un tanto absurdo, pero no lo resulta tanto. Del casi medio centenar de visitantes consultados por este diario en el vergel de Gaudí la radiante mañana de ayer, casi la mitad afirmó ver con buenos ojos el cobro de una entrada -«simbólica», eso sí- siempre que revirtiera en la instalación. La otra mitad, en cambio, consideraba un despropósito cobrar por el acceso a un espacio público, y todavía más hacerlo de forma discriminatoria.

Carmen, asturiana residente en Rivas-Vaciamadrid -«el único pueblo de la comunidad de Madrid en el que gobierna IU con mayoría absoluta», se presenta con orgullo- ha aprovechado el largo puente para viajar hasta Barcelona a visitar a su hija Herminia, que estudia un máster aquí. Dada su carta de presentación, sobra decir que Carmen forma parte del algo más del 50% contrario al cobro. «Me parece muy mal. Gaudí creó esta maravilla para que disfrutaran de ella los ciudadanos, no para enriquecer a ningún ayuntamiento», apunta la mujer, quien recuerda que el alcalde Álvarez del Manzano (PP) tuvo una idea similar en el Madrid de los 90 -cerrar y cobrar por entrar en el también concurridísimo parque del Retiro-, pero la oposición ciudadana logró pararla.

LA SOMBRA DE LOS TORNOS / Para esta mujer, como para bastantes otros de entre los turistas contrarios al pago, existen otras maneras de frenar la masificación -algo en cuya necesidad sí hay unanimidad-, como colocar tornos y que las visitas deban hacerse con reserva previa, idea que pone los pelos de punta a la Coordinadora de Entidades del Parc Güell

-red ciudadana que reúne a asociaciones de vecinos de todos los barrios que rodean el equipamiento. De hecho, la instalación de tornos la puso sobre la mesa Imma Mayol durante el pasado mandato y fue muy mal recibida por casi todos.

Matt es escocés y ayer también paseaba por el parque junto a su novia. A sus ojos, «no sería tan extraño» que se cobrara una entrada, ya que el lugar no deja de ser una obra de arte más, y «bien se paga para entrar a cualquier museo e incluso iglesia». Más o menos el mismo discurso es compartido por Joaquim, de Terrassa, quien ayer dedicó el día de la Constitución a mostrar a su hijo el parque. «Ves a cualquier país, y para ver las cosas más representativas de su cultura tienes que pagar. Es necesario recuperar el dinero que se invierte en mantenerlo, así que me parece correcto que se cobre», apunta este vecino del Vallès Occidental, consciente de que, por su condición de no barcelonés, también debería pagar de aprobarse la medida.

Juan y Carmen, de Cerdanyola, aseguran que lo que les extraña es, «tal y cómo están las cosas», que todavía no se cobre. «Antes de que recorten en educación y sanidad, no me parece mal que se pague una entrada simbólica a los turistas. Esto no deja de ser ocio», opina el matrimonio frente a la escalinata.

A pocos metros, en la plaza, bajo un impoluto cielo azul, un nutrido grupo de adolescentes franceses toca la guitarra, canta y comparte alguna que otra cerveza. «Hemos subido hasta aquí porque es gratis. Es muy bonito, pero si hubiera que pagar seguramente no estaríamos aquí, ya que nos hemos hecho nuestra ruta particular de la Barcelona barata. Además, esto es una plaza, ¿no?, ¿cómo van a cobrar por entrar en ella», apunta el líder del grupo en un castellano más que fluido.

Los argumentos de este joven francés son esgrimidos por muchos de los vecinos contrarios al cierre, quienes opinan, por un lado, que la sobreocupación ha sido inducida

-se vende en todas la guías enfatizando que es gratis- y por el otro, que no tiene «ni pies ni cabeza» cobrar por entrar a una plaza pública.

UNA CIUDAD «MUY CARA» / Para Sandra, de Teruel, quien pasa el puente en la ciudad con una amigas, «Barcelona ya es lo bastante cara como para que encima te cobren para entrar en los parques». «La ciudad ya recauda suficiente de los turistas», crítica la mujer, quien aprovecha la pregunta para compartir su indignación por los 18 euros que cuesta entrar a la Casa Batlló, «cuando lo más impresionante es la fachada». Pilar, de Benidorm -una de las amigas que acompaña a Sandra en el viaje-, aporta una idea: «Más que una entrada, si lo que se quiere es recoger dinero para el mantenimiento del parque, se podría hacer mediante donaciones. Seguro que la gente respondería. En muchos lugares se hace», apunta.

Dicho queda.

..................................................................................................

Pagar por entrar

LA VANGUARDIA Cartas | 04/12/2011

Oriol Espun, Barcelona

Barcelona se ha vuelto más solidaria de lo que normalmente su reputación le dispensa.


Si en la catedral de Sevilla, patrimonio de la humanidad, y en su Real Alcázar, los residentes que presentando en taquilla su documentación no pagan, ¿cómo es que en Barcelona nos dicen que cobrar por entrar a la zona monumental del Park Güell chocaría frontalmente con la normativa comunitaria? ¿Qué es lo que impide que se discrimine, entre ciudadanos de la UE, a la hora de cobrar una tasa?

Me pregunto si alguna de las dos ciudades está fuera de la UE, o es que Sevilla... tiene un color especial.

......................................................................................

Hace tiempo que existe esta discusión pero parecería que ahora esta llegando a su fin dada la crisis imperante, de todas maneras creo que la comunidad Europea tendría que dar su opinión ya que estamos ante un hecho de posible discriminación hacia los turistas o gentes que nos visiten desde otras latitudes a veces muy cercanas.

Donde estará el limite que se impondrá ?

El Ajuntament compro estos terrenos en 1926 con la condición de convertirlos en Parque publico y ahora si se concreta este mal presagio se convertiría en un parque privado.

Luis Gueilburt


sábado, 3 de diciembre de 2011

Tres maquetas descubren cómo concibió Gaudí la Sagrada Família



Josep Gómez-Serrano y una de las maquetas sobre ideas de Gaudí, ayer, en el museo de la Sagrada Família. JONATHAN GREVSEN

RAMON COMORERA, El Periodico
Información publicada en la página 46 de la sección de cv Gran Barcelona de la edición impresa del día 03 de diciembre de 2011

DIVULGACIÓN DE LA GÉNESIS DE UN MONUMENTO MODERNISTA

La investigación que exhibe el museo del templo ha permitido acelerar las obras

Un equipo de la UPC revela la evolución de las ideas sobre las naves de 1883 a 1926

La eclosión contemporánea de las obras de la Sagrada Família se ha basado, a falta de planos originales, en una compleja proyección de los fragmentos de maquetas, fotos y documentos recuperados tras el incendio del estudio de Antoni Gaudí en los días siguientes a la sublevación militar de 1936 que llevó a la guerra civil. La investigación de este material que siguen haciendo los arquitectos del templo y otros de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y de centros de Nueva Zelanda y Australia, ha permitido, no sin polémica con algunos colegas, levantar la imponente nave central y el resto del monumento. De los pequeños fragmentos a la gran catedral. Este proceso inducido de renacimiento de la genialidad gaudiniana pero sin Gaudí, en base a las grandes etapas de su maduración arquitectónica personal, se explica ahora con claridad en tres nuevas maquetas hechas por un equipo de la UPC e incorporadas ayer al museo del templo.


Desde 1883, cuando el místico autor modernista se hizo cargo de las obras ya iniciadas de la Sagrada Família, hasta su súbita muerte atropellado por un tranvía en 1926, el proyecto del templo evolucionó profundamente en la mente, los papeles y los modelos de Gaudí. Del neogótico inicial continuador del primer proyecto del arquitecto diocesano Francisco de Paula del Villar pasó a la versión parabólica a partir del 1914, para acabar en la solución definitiva, la construida hoy, basada en las complejas figuras geométricas de superficies hiperboloides y paraboloides.

Las maquetas construidas por el equipo que lidera el arquitecto Josep Gómez-Serrano, de la escuela superior del Vallès de la UPC, descubren esta mutación y la trasladan con una triple clave cronológica de colores (verde, rojo y azul) a la identificación de las propias piezas y fragmentos originales que se exponen en el museo del templo.

COLABORACIÓN / Las tres reproducciones de yeso sintético a escala 1:50, siempre sobre la nave central que es el núcleo del proyecto, muestran de forma nueva aspectos desconocidos de la obra de Gaudí. Desde 1992, la UPC trabaja para el templo aplicando técnicas informáticas en el cálculo de sus atrevidas estructuras. Este trabajo, del que las tres maquetas son un resultado, ha permitido acelerar la ejecución de la nave central, con su espectacular bóveda y bosque de columnas, cuya finalización celebró hace un año la visita del Papa.

En el futuro se prevé hacer otras dos reproducciones a escala, a cargo del mismo equipo, que facilitarán aún más la comprensión de las versiones arquitectónicas y técnicas del templo: una sobre el plan inicial de Del Villar y otra de una versión intermedia de Gaudí, previa a la final.