miércoles, 30 de mayo de 2012

Los dibujos de Gaudí que la Iglesia impidió subastar vuelven a sus dueños

Los Mossos los depositaron en el MNAC tras la denuncia de la Iglesia que impidió su subasta

La Iglesia aseguraba que les pertenecía, pero el juez no les da la razón

Dibujo con la perspectiva exterior de la iglesia de la Colonia Güell, de Antoni Gaudí

Menos de 15 días han dormido en el Museo Nacional de Arte de Cataluña los dos únicos dibujos de Antoni Gaudí que se conocen de la iglesia de la Colonia Güell. Allí acabaron depositados por los Mossos d’Esquadra que los requisaron tras la denuncia presentada el 4 de mayo por el párroco de la colonia que impidió la subasta (por 275.000 euros) del pasado día 17, asegurando que los dibujos eran de la Iglesia.
Dibujo del interior de la iglesia de la Colonia Güell que Gaudí quería construir.
El viernes 25 de mayo, el juez de Sant Boi de Llobregat dictaminó un auto en el que daba la razón a sus propietarios y ordenaba que se les devolvieran estos dibujos de la perspectiva exterior e interior realizados por Gaudí con carboncillo, aguada y acuarela.
El párroco de la colonia y la Diócesis de Barcelona se movilizaron tras leer en EL PAÍS del 25 de abril la noticia de la venta de estos dibujos. Al día siguiente la Iglesia pidió a la Generalitat que iniciara los trámites para declarar Bien Cultural de Interés Nacional —el máximo grado de protección— para que los dibujos no pudieran ser exportados.
Las pinturas se creían perdidas desde 1936 pero se recuperaron, de forma casual, en 1967 en la carbonera de una masía en bastante mal estado. En 1975 se vendieron a los actuales propietarios, una familia barcelonesa de anticuarios, que ahora han recuperado las obras. Se desconoce si volverán a intentar venderlas en las próximas subastas de julio u octubre de Balclis, o si la experiencia negativa de ahora, les ha hecho cambiar de su primera intención de deshacerse de ellos.

jueves, 17 de mayo de 2012

La Iglesia impide la subasta de Gaudí El cura de la Colonia Güell dice que los dibujos del arquitecto son de la parroquia

Dibujo con la perspectiva exterior de la iglesia de la Colonia Güell, de Antoni Gaudí.

El genial Antoni Gaudí no tiene suerte con las subastas. Tras impedir el Ministerio de Cultura la salida de España de la tapadera del pozo que había creado para la Sagrada Familia, esta pieza única se quedó sin vender en la subasta de marzo de la sala barcelonesa Balclis. A los dos meses, la subasta que comienza este miércoles en la misma sala se ha quedado sin sus dos estrellas: los dibujos del proyecto que el arquitecto realizó para la iglesia inconclusa de la Colonia Güell de Santa Coloma de Cervelló, que partían con un precio de salida de 275.000 euros.
El motivo: el párroco de la Colonia Güell asegura que los dibujos pertenecen a la Iglesia. Por eso han presentado una denuncia que ha llevado a los Mossos d'Esquadra a requisar las piezas y llevárselas de Balclis.
La Iglesia se acoge a una ley del año 1933 para asegurar que las obras le pertenecen; algo que el dueño actual de las obras, sobrino de quien las compró en el año 1975 a la persona que las localizó en 1967 en su casa, niega rotundamente.
En la misma denuncia se recoge una consulta realizada al Ministerio de Cultura por la Policía Judicial que concluye que la ley de patrimonio de 1933 solo es aplicable a los objetos de procedencia arqueológica y a obras realizadas por pintores muy destacados. Según el ministerio, la venta del año 1975 sería absolutamente lícita, porque no eran bienes protegidos y no había obligación de informar de su transmisión.
Los Mossos retiran las obras de Balclis antes de la subasta de mañana
El propietario también se pregunta por qué la Iglesia ha decidido actuar ahora, ya que los dibujos “son muy conocidos porque que han sido reproducidos en gran cantidad de libros y han participado en numerosas exposiciones, tanto en Barcelona como en museos de Madrid, como el Reina Sofía, e incluso se han expuesto en Estados Unidos (Nueva York), Argentina, Alemania y Japón, entre otros países. No entiendo cómo asegura la Iglesia que no habían actuado hasta ahora porque no conocían su existencia”, explica. La extensa bibliografía aparece en el enorme dossier que Balclis proporcionó cuando anunció que se vendían los dibujos, y además sorprende comprobar que en las publicaciones y en los folletos explicativos relativos a la famosa cripta de la Colonia Güell (Patrimonio de la Humanidad desde el año 2005) aparecen estos dibujos reproducidos.
En 1908, tras 10 años elaborando el proyecto, Gaudí comenzó las obras de este edificio, que había de estar formado por unas cinco torres redondeadas que recuerdan a la famosa torre que el francés Jean Nouvel creó en Barcelona un siglo después. Pero los trabajos no pudieron terminarse por el fallecimiento del mecenas del arquitecto, el industrial textil Eusebi Güell, cuando solo se había construido la cripta, que recibe miles de visitantes anuales.
Del proyecto apenas han quedado los dos dibujos objeto de litigio, que eran conocidos y publicados desde el año 1928. Las imágenes, una de la perspectiva exterior (reproducida aquí) y otra del interior de la iglesia, de 59 por 46 y 61 por 47 centímetros, respectivamente, están realizadas con una técnica mixta: carboncillo, aguada y acuarela.
Los dibujos nunca han tenido una vida tranquila. Y parece que tampoco la van a tener ahora: se creían destruidos desde el año 1936, en los incidentes que vivió la colonia en la Guerra Civil, y fueron recuperados, de forma casual, en una carbonera en el año 1967, en la masía Can Sol, propiedad de Maria Teresa Farré, en bastante mal estado, afectados por la humedad y el humo del lugar.
Si se pudieran exportar, los 275.000 euros de salida se triplicarían
Pese a los años que llevaban desaparecidos, no hubo duda en ningún momento de que los dibujos eran los originales, y el mismo Joan Bassegoda, especialista en la obra de Gaudí, certificó que eran auténticos en el año 1987.
Las pinturas estuvieron en manos de la familia Farré hasta que, en 1975, se vendieron y fueron adquiridas por sus actuales propietarios, de los que fuentes de Balclis aseguran que son “una familia de anticuarios barceloneses que eran muy conscientes de la importancia de las obras que tenían".
La sala de subastas sostuvo que el precio de salida que se pactó era muy ajustado. “Son piezas que han pasado por solo tres propietarios: Gaudí, la familia Farré y los actuales”, explicó en su momento Enric Carranco, experto en pintura de la sala barcelonesa. “Son obras que no se pueden exportar. En caso contrario, su precio sería el triple. Son los dibujos más importantes de Gaudí”, argumentó Carranco.
Gaudí elaboró el proyecto de la iglesia entre 1898 y 1908. Durante esos años creó una original maqueta realizada con cordeles, que representaban las columnas y los arcos, y saquitos de perdigones que permitían ver cómo quedaría la estructura invertida. El ayudante de Gaudí, Vicente Villarrubias, fotografiaba la forma de la maqueta y luego, una vez invertida, el arquitecto la dibujaba para ver el efecto resultante y así rectificar el modelo. Tras 10 años, el mecenas Eusebi Güell encargó el proyecto a Gaudí —-que por entonces había terminado Bellesguard y la Casa Batlló, y construía la Casa Milà y el parque Güell— y comenzaron las obras, hasta que en 1915 Gaudí abandonó la dirección y los trabajos se interrumpieron en 1916, cuando solo se había construido la cripta que hoy se puede visitar.

El párroco de la Colonia Güell asegura que los dibujos de Gaudí que iban a subasta son de la Iglesia

BARCELONA- Hoy se esperaba con expectación que Balclis subastara dos dibujos originales de Antoni Gaudí, diseños para una de sus obras más destacadas: la Colonia Güell. La expectación iba pareja al precio de salida, 250.000 euros. Pero finalmente nadie podrá pujar por ambas piezas. Hace dos semanas, los Mossos d’Esquadra retiraron los dos lotes de la casa de subastas barcelonesa para depositarlos en los almacenes del Museo Nacional de Arte de Cataluña (Mnac). La parroquia de la Colonia Güell denunció el pasado 4 de mayo ser el propietario legítimo de los originales.

Joan Rosell, el párroco del edificio gaudiniano, aseguró ayer a LA RAZÓN que si ha interpuesto la denuncia es porque los dos dibujos son de la propiedad de la parroquia que él regenta, añadiendo que «los bienes de la Iglesia no caducan nunca». Rosell apuntó que el conjunto diseñado por Gaudí, declarado en 2005 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ha sido víctima de «un continuo expolio. No se ha hecho nada para frenar la desaparición de piezas de su interior». También recordó que uno de los bancos que construyó Gaudí para la cripta de la Colonia Güell fue subastado el pasado diciembre en Sotheby’s de París.

El Estado clasificó los dibujos como inexportables. Fuentes de Balclis aseguraron ayer a LA RAZÓN que ya había peticiones de coleccionistas catalanes para pujar, además de recordar que pese a que las obras se habían expuestos en el Museo Picasso, el Reina Sofía o el MoMA, nunca se habían reclamado por parte de la Colonia Güell.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Cataluña Los Mossos impiden la subasta de dos dibujos de la Colonia Güell de Gaudí

La policía catalana retiró ayer las piezas ante la denuncia presentada por la Iglesia en la que asegurar que las obras le pertenecen

Día 16/05/2012 - 19.33h

Los dos únicos dibujos de la cripta de la Colonia Güell de Antoni Gaudí que estaba previsto que se subastaran mañana en la casa Balclis de Barcelona a un precio de salida de 275.000 euros han sido retirados de la venta a causa de una demanda de la Iglesia.
Según ha informado a Efe la propia Balclis, tras el anuncio de la subasta, el Ministerio de Cultura declaró los dos dibujos como "no exportables", algo que no evitaba que se pudieran vender, sin embargo, los Mossos d'Esquadra retiraron ayer las piezas ante la denuncia presentada por la Iglesia acogiéndose a una ley de 1933 para asegurar que las obras le pertenecen.
El dueño actual, heredero de la persona que compró los dibujos en 1975 a quien los había localizado en una masía en 1967, niega la propiedad de la Iglesia alegando que "no figuraban en ningún inventario de la Iglesia".
Además, añaden las mismas fuentes, los dibujos se habían exhibido públicamente en exposiciones en museos como el MNAC, en el Reina Sofía de Madrid y en Nueva York y "nunca la Iglesia había presentado reclamación alguna"

viernes, 4 de mayo de 2012

Balclis subastará dos dibujos de Gaudí para la Colonia Güell

Ambas obras tienen un precio de salida de 275.000  euros

Uno de los dibujos de Antoni Gaudí que saldrán a subasta el próximo día 17


3 Mayo 12 - - Víctor Fernández
BARCELONA-  Muy  pocas obras de Antoni Gaudí sobre papel permanecen en manos privadas. Probablemente las más importantes de ellas sean dos de los dibujos que el arquitecto modernista realizó para uno de sus proyectos más ambiciosos: la iglesia de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló   (Barcelona). Estas piezas, conocidas por haberse expuesto en numerosas exposiciones, además de ser portadas de algunas monografías sobre el responsable del templo de la Sagrada Familia, saldrán a subasta el próximo día 17 con un precio de salida de 275.000 euros.      

Este par de dibujos, realizados a carboncillo, acuarela y «gouache» sobre fotografía heliográfica fueron descubiertos en el verano de 1967 por el catedrático Joan Bassegoda, una de las principales autoridades en Gaudí. Las piezas estaban en la carbonera de la masía de Can Sol de la Colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló, ocultas desde hacía años, pese a que uno de ellas había sido reproducida en el libro sobre Gaudí de Ràfols de 1929.

Los dibujos, como ha explicado su descubridor en un artículo, son «acuarelas pintadas sobre las fotografías de la maqueta polifunicular de cordeles y saquitos rellenos de perdigones, que realizó el escultor Vicente Vilarrubias Valls. De los negativos (9 x 12 cm.) se hicieron ampliaciones a gran tamaño sobre papel fotográfico por el sistema llamado heliográfico, es decir, con ayuda de luz solar. Encima de estas ampliaciones Gaudí, por medio de acuarela y «gouäche», trazó un alzado exterior y una vista interior de la iglesia superior de la Colonia Güell».

La Iglesia de la Colonia Güell, que fue encargada por Eusebio Güell en 1898 para la colonia téxtil obrera de su propiedad, se considera como la obra incompleta más perfecta, original y sorprendente de Gaudí.

Los dibujos, tras su descubrimiento, pasaron a ser objeto de interés para los estudiosos en la obra gaudiniana, como lo demuestra que fueran prestados por su actual propietario a alguna de las exposiciones que se dedicaron a Gaudí en el año que le dedicó el Ayuntamiento de Barcelona en 2004.

Ahora instituciones o particulares podrán decidir su nuevo destino en una subasta.

Obras que traspasan fronteras
No es la primera vez que Antoni Gaudí se convierte en el protagonista de una de las subastas organizadas por Balclis. En la anterior se dejaba en manos del mejor postor una pieza diseñada por el arquitecto. Se trataba de una tapa para el pozo de la Sagrada Familia que Gaudí creó en 1911 y tenía un precio de salida de 120.000 euros. Pese al interés de coleccionistas extranjeros, el Estado lo declaró bien inexportable. Ahora podría volver a pasar.