jueves, 27 de junio de 2013

Barcelona acoge el I Congreso Internacional sobre Art Nouveau y Modernismo


Barcelona | 23/06/2013  (EUROPA PRESS)
La Vanguardia

Barcelona acogerá entre este miércoles y sábado el I Congreso Internacional de Art Nouveau y Modernismo, organizado por el Ayuntamiento y coordinado por la Universitat de Barcelona (UB), en el marco de la Ruta del Modernismo de Barcelona promovida por el Consistorio.

Según ha informado este domingo el Ayuntamiento en un comunicado, el Congreso reunirá amantes del arte y profesionales de la historia del arte, la arquitectura, las artes aplicadas y decorativas, la gestión del patrimonio y la divulgación para explorar las nuevas tendencias y los retos futuros a partir del legado del Art Nouveau.

Con más de 200 asistentes registrados en todo el mundo, el Congreso analizará las periferias como centros creativos, y presentará casos concretos del continente europeo para aportar nuevas experiencias y recursos a los investigadores, entidades y público en general.

Las sesiones, que tendrán lugar en el edificio de La Pedrera y en la UB, se acompañarán de actividades culturales y visitas fuera de Barcelona exclusivas para los asistentes.

LA RUTA DEL MODERNISMO

El Congreso se integra dentro de la promoción de verano organizado por el Ayuntamiento 'Barcelona inspira tu verano', en el que se encuentra la Ruta del Modernismo de Barcelona --dirigida a barceloneses--, para que la gente que pasa las vacaciones en la ciudad pueda descubrir su patrimonio modernista.

Según el Ayuntamiento, Barcelona integra "una selección de los mejores monumentos y actividades" modernistas, por lo que han puesto a disposición de los ciudadanos una promoción exclusiva que ofrece un descuento del 50% --del 1 de julio al 15 de septiembre-- para visitar edificios modernistas o participar en actividades organizadas.

La inscripción a esta oferta se realizará a través de la web del Ayuntamiento, que enviará a través de un correo electrónico personalizado 17 vales de descuento para lugares como la Casa Batlló, el Gran Teatre del Liceu, el CaixaForum, el Palau Güell y el Palau de la Música, entre otros.
............................................................................................................
La nota habla mucho mas de la Ruta del Modernismo que del congreso, de hecho ni se comunica que  temas se trataran en el congreso

martes, 25 de junio de 2013

Antoni Gaudí plasma su arte en Google

Arte

Día 25/06/2013 
El buscador conmemora el 161 aniversario del nacimiento del genial arquitecto catalán en proceso de beatificación
Antonio Gaudí no dio conferencias ni clases. Dejó sus lecciones plasmadas de por vida en la Sagrada Familia, el Parque Güell o la Casa Batlló, unas obras con las que revolucionó la arquitectura. «Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor; segundo, la técnica», decía el genial arquitecto catalán al que hoy Google dedica su doodle con motivo del 161º aniversario de su nacimiento. Es el tercer doodle español de este mes de junio tras los homenajes a Federico García Lorca y a Granada.
Se sabe que Gaudí nació en Cataluña el 25 de junio de 1852, aunque no el lugar concreto, ya que no hay partida de nacimiento que así lo acredite. Se especula con las poblaciones de Reus y Riudoms, ambos de la comarca del Baix Camp, en Tarragona. Sí se conoce, en cambio, que al día siguiente fue bautizado en un iglesia de Reus, por lo que hay quien se decanta que nació en esta localidad. Fue un niño enfermizo, de espíritu retraído, que no pudo asistir regularmente al colegio y pasó largas temporadas en el campo. Los médicos le recomendaban que no se moviera mucho y él dedicó su forzoso reposo a observar la naturaleza que luego plasmaría en su arquitectura orgánica.
Cursó el bachillerato en los Escolapios de Reus y se trasladó a Barcelona para estudiar la carrera de arquitectura que acabó con modestas calificaciones. Cuentan que al entregarle el título en 1878 el director de la Escuela, Elies Rogent, señaló: «Hemos hecho un arquitecto que será o un loco o un genio». «Había estudiado y descubierto las leyes geométricas y constructivas con que está hecha la naturaleza —la obra maestra del Creador— y pretendía realizar su arte con estos mismos modelos; es decir, no copiar a la Creación, sino proseguir su curso, cooperar con el Creador», explica la página oficial que honra su memoria.
Antoni Gaudí plasma su arte en Google
abc
Antoni Gaudí



Su encuentro con el empresario Eusebi Güell resultó proverbial. Para su mecenas y amigo realizó las puertas de la finca Güell, la casa Güell, las bodegas del Garraf, el chalet del Catllaràs, así como el Parque Güell y la iglesia de la colonia Güell.
A los 31 años, recibió el encargo de continuar las obras de la Sagrada Familia, para la que trabajaría durante 43 años hasta que el 7 de junio de 1926 era atropellado por un tranvía. Moría tres días después a los 74 años. Su dedicación a la basílica no le impidió abordar otros encargos como El Capricho, la casa Vicens, la casa Calvet, la casa Batlló, Bellesguard o la Pedrera.
El pasado diciembre falleció la última persona que conoció en vida a Antoni Gaudí, una monja carmelita llamada Montserrat Rius, que cuidó los asuntos domésticos del arquitecto cuando éste residió en el Parque Güell y cuyas vivencias recogió la escritora Marta Masdeu en el libro «Recordant Gaudí» (Editorial Claret).
La vida y la espiritualidad del arquitecto catalán, que avalan 1.200 documentos, llevó a Gaudí camino de los altares, un proceso que sigue su curso en Roma, impulsado por la Asociación pro Beatificación de Antoni Gaudí. Podría ser beatificado en 2016.
....................................................................
La preocupación del periodico ABC es demostrar y comentar las facetas religiosas de Antoni Gaudí
La pagina oficial que nombra es la de Josep Maria Tarragona y no es oficial de Gaudí ya que al no existir una fundación oficial de momento lamentablememte Gaudí no tiene web oficial .
Luis Gueilburt

“Gaudí no té cabuda a la Godia”

Nadia Hernández Henche, nova directora de la Fundació, parla del present i dels reptes de futur del centre cultural barceloní

Nadia Hernández, en una de les sales de la Godia. / consuelo bautista

Vinculada professionalment amb el món de l’art i el col·leccionisme des de fa anys, la historiadora de l’art Nadia Hernández Henche (Barcelona, 1963) dirigeix la Fundació Francisco Godia de Barcelona des de primers de maig, després de substituir Sara Puig, en el càrrec durant els últims 15 anys. Però Hernández no és nova. La seva vinculació amb aquest centre és anterior fins i tot a la seva inauguració, ja que havia fet tasques de conservació d’aquesta col·lecció privada, considerada una de les més importants d’Espanya, amb més de 1.500 peces que abasten del segle XII al XXI, i fins al 2005 es va ocupar dels muntatges de diverses exposicions programades per la fundació.
Nascuda el 1999 de la voluntat de Liliana Godia, una de les filles del col·leccionista, per mostrar les obres d’art reunides pel seu pare, els objectius de la fundació són els mateixos des de llavors: “El reconeixement, la promoció i la difusió del col·leccionisme”, assegura la nova directora. I ho fan a través d’exposicions temporals —un parell a l’any— i jornades per generar coneixement sobre col·leccionisme. Però els temps han canviat i les fundacions privades també viuen la crisi. “Estem en un procés de transformació, i el nostre repte és adaptar-nos. Tothom és molt conscient de la responsabilitat de cada un dels agents culturals, i fa uns anys no. Tots haurem de renéixer d’una forma diferent perquè l’art serà diferent”.
“El col·leccionisme no és un exercici de vanitat i exhibicionisme, sinó de generositat”
Per a ella, com passa en altres camps, és fonamental treballar en xarxa i crear aliances. Des de fa anys col·laboren amb la Fundació Amics del Museu del Prado —d’on provenia l’exposició que s’ha pogut veure fins al 13 de maig— i amb centres com el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), amb el qual organitzen unes jornades sobre cultura medieval. La idea d’Hernández és “consolidar i augmentar la col·laboració amb altres centres”.
Continuista amb l’etapa anterior, Hernández assegura que “en general la tendència dels centres d’art i dels museus, en disposar de recursos, era mirar més lluny, buscant obres i col·leccions de fora, moltes vegades deixant de banda les catalanes o espanyoles, i ara la cosa ha canviat”.
L’any passat van visitar la fundació unes 20.000 persones, però davant de la guerra de xifres, Hernández manté que el nombre de visites no és l’objectiu principal de la seva fundació, “perquè el públic també ha canviat i no només és presencial. És fonamental obrir noves finestres a la ciutat, fer-nos imprescindibles i aconseguir audiències més elevades a la xarxa, perquè està comprovat que la gent prefereix fer una cua d’hora i mitja si entrarà gratis que pagar tres euros per entrar. Muntar una exposició és fàcil, el difícil és explicar-la bé. A més, ara no són necessaris els espais físics per exposar les obres”.

Del bòlid al Loop

Quan el 2008 es va inaugurar la nova seu de la Fundació Francisco Godia a la casa Garriga Nogués, construïda per Enric Sagnier (Diputació, 250), la primera peça que es podia veure era un bòlid vermell amb què Paco Godia va competir en diverses curses de Fórmula 1. Però ara ja no hi ha rastre del cotxe. Just on s’exposava, un rètol recorda que la fundació participa en el Loop, la fira dedicada al videoart. Ho fa amb Màquina d’alè, una obra de Perejaume en la qual l’artista reflexiona sobre l’autoria de l’art a través d’un passeig acompanyat d’una mena de bufador enorme. “No vam obrir les portes la Nit dels Museus perquè la vam aprofitar per desmuntar l’exposició del Prado i així sumar-nos al Loop”, explica Hernández, sens dubte un dels primers reptes amb què s’ha enfrontat des que es va fer càrrec de la direcció.
El Loop i obres adquirides ja en l’època de Liliana Godia, com ara Habitació vegetal XV, una escultura de Cristina Iglesias realitzada en pols de bronze i acer inoxidable instal·lada a la terrassa de l’edifici, marquen el camí cap al futur d’aquest centre barceloní.
També ha canviat el tipus de col·leccionisme. “Les grans col·leccions d’art ara són les que creen les corporacions empresarials, com les marques de moda, desconegudes per la majoria”, i cita Prada o Mango. El problema, segons ella, és que el marc legal i fiscal no ajuda que es donin a conèixer. “Sense llei de mecenatge i sense IVA reduït es produirà un empobriment cultural. És difícil explicar al ciutadà que cal afavorir el mecenes quan vivim desnonaments cada dia. Però aquesta llei és necessària perquè la cultura i els col·leccionistes no vagin a altres llocs més avantatjosos”.
La seva fundació també treballa per demostrar que el col·leccionisme “no és un exercici de vanitat i exhibicionisme, sinó de generositat, passió per l’art i implicació social. Volem donar visibilitat al col·leccionista i apropar-lo a la ciutat per millorar la seva percepció”. I recorda que el juliol del 2012, quan Carmen Thyssen va vendre La resclosa de Rosenthal, va rebre fortes crítiques. “Això només passa aquí. El MOMA i altres museus americans treuen a subhasta obres que no s’exposen o no encaixen en la seva col·lecció per poder adquirir-ne d’altres, i ningú diu res. El món anglosaxó i americà és un model a seguir pel que fa al col·leccionisme i la gestió del patrimoni”, assegura.
La col·lecció Godia és fruit del seu temps, ja que es va formar quan el que prevalia era l’art medieval, el dibuix i la pintura modernista. “A Catalunya hi va haver un col·leccionisme molt important, culte i implicat. A principi de segle l’interès en les obres medievals va motivar que col·leccionistes i museus comencessin una carrera en paral·lel per adquirir-les. Quan ja no hi va haver obres catalanes disponibles, els comerciants van començar a buscar-les fora de Catalunya. Va ser la resposta natural a la demanda”, assegura Hernández en una de les sales on s’exhibeixen unes acolorides talles gòtiques lleoneses, alhora que avisa que assistirem a un “procés de repatrimonialització cada vegada més gran” en què els llocs d’origen reclamaran el retorn de les obres, “perquè a tot arreu es poden donar les garanties per conservar-les i posar-les en valor”. I Catalunya no se n’escaparà. Fa uns dies, l’alcalde de la vall de Boí va assegurar que mai no deixarien de reclamar la devolució de les pintures romàniques de Sant Climent de Taüll que es conserven al MNAC.
“Modernisme és una marca de Barcelona, però és perillós vendre només passat”
En l’actualitat, qui té obres de Gaudí té garantida l’atracció del públic i cues a la porta. “Tenir un gaudí marca la diferència, però Gaudí no té cabuda a la col·lecció de la Godia. El col·leccionista que va fer possible aquesta fundació va viure en un moment en què Gaudí era considerat de mal gust. Mai un col·leccionista dels seixanta hauria comprat un gaudí”, manté Hernández. I explica que l’arquitecte va ser injuriat, de la mateixa manera que les administracions van permetre “atomitzar” la Casa Trinxet de Puig i Cadafalch el 1965, una de les construccions més representatives del Modernisme català. Per Hernández, Modernisme i Gaudí són ara una marca “consolidada” que Barcelona ven molt bé. “Però el perill és quedar-se en això, vendre només passat”, adverteix.

lunes, 10 de junio de 2013

Astorga acuña la marca Gaudí

centenario del palacio episcopal
Ana Gaitero 09/06/2013 Diario de León .es   

Corre el año 1887. Es martes, día de mercado en Astorga. Un hombre de barba negra y ojos vivos se fija en los cacharros que los alfareros de Jiménez sacan de las alforjas de sus mulas


Las terrazas del palacio son parte del 25% de espacios ocultos que se abrirán al público con motivo del centenario. secundino pérez

Astorga es encrucijada de caminos y de poderes. Ciudad de buen vivir, con obispo y sin gobernador civil. En 1887 el genio de Gaudí se cruzó con el destino de Asturica Augusta, punto de encuentro de once vías romanas, de la Ruta de la Plata y del Camino de Santiago.

No fue un encuentro casual. Lo provocaron un incendio, el que asoló el palacio episcopal en el terreno donado por Doña Urraca entre la Catedral y la muralla, y el obispo reusense Juan Bautista Grau, imbuido del espíritu de la Reinaxeinça catalana. «Querían exportar al exterior la marca Cataluña», cuenta don José Fernández, director del Palacio Episcopal y del Museo de los Caminos.

Grau mandó construir un nuevo palacio sobre las cenizas medievales. Y Gaudí, paisano del obispo, proyectó un edificio que parece un castillo, es un palacio y tiene el alma de una catedral. Corría el año 1889 cuando se puso la primera piedra, el día 24 de junio, onomástica del prelado.

El 12 de octubre se cumplen 100 años de la finalización oficial del Palacio de Gaudí, aunque no se remató según su proyecto y nunca fue habitado por obispo alguno. El único que quiso hacerlo murió en el intento. Tal vez por ello sus sucesores prefirieron dedicarlo a museo.

Para acabar el palacio se precisó el «favor del cielo», dice la inscripción latina que rodea la cúpula de la capilla en la planta noble. El arquitecto catalán abandonó las obras en 1893 por desavenencias con el Cabildo por los retrasos en el pago de las minutas, «que en realidad eran responsabilidad del Ministerio», matiza Miguel Pérez Cabezas, coordinador de los actos del Centenario del Palacio.

El tirón del mito
Astorga quiere aprovechar ahora el tirón de la marca Gaudí en el mundo para atraer siquiera a una parte del torrente de turistas que llegan a Cataluña para ver las maravillas del modernismo y de este arquitecto que pasó de ser olvidado y menospreciado a encumbrado desde los años 50 gracias a la reivindicación que Dalí hizo de su obra.

El Palacio de Astorga es «na obra maestra en la organización del espacio y en el tratamiento de la luz. Una joya de Gaudí alejada de la densa y brillante ruta del modernismo catalán, que tiene un lugar señero en la Ruta Europea del Modernismo.

Obra historicista y neogótica, en la antesala del modernismo, es el principal aval de la ciudad para formar parte de esta red, junto a la Casa Granell, construida por un industrial chocolatero, y la iglesia de San Andrés, conocida como la segunda catedral de Astorga.

Los amantes del modernismo están sobre todo en Cataluña y en Japón y la idea es que el Palacio de Gaudí sea más conocido por los catalanes y atraiga a León al turismo japonés. La falta de vuelos con buenos horarios entre León y Barcelona es un obstáculo, apunta Miguel Pérez, pero el proyecto no se va a parar.

El objetivo es alcanzar los 100.000 visitantes sobre los 70.000 que entraron el año pasado con el ticket de 3 euros. Más de 160.000 personas visitaron los jardines cuya entrada es gratuita, previo paso por la tienda.

Vender en Cataluña
La apuesta es fuerte. El Obispado de Astorga invirtió medio millón de euros el año pasado en el centro de recepción de visitantes, que liberó al palacio de espacios importantes como el antiguo despacho y biblioteca del director de Museo (hoy sala de proyección) o la casa del guarda.

Otros 40.000 euros, aportados por el Obispado e Imagen Mas, empresa adjudicataria de la gestión, han sido invertidos en acondicionar la sala de proyección, la web, un audiovisual, la imagen corporativa y productos de promoción. Una chimenea que tiene forma de templo protagoniza el logotipo del centenario.
El Palacio de Gaudí se venderá en Cataluña junto a tres joyas del modernismo Patrimonio de la Humanidad: la Sagrada Familia, la Casa Milá, la Casa Granell y el Parque Güell. Las cuatro libretas con los logotipos de estos monumentos son parte del merchandising creado especialmente para difundir el Palacio de Astorga en la ciudad condal.

El buen paño, en el arca no se vende. En el caso del Gaudí de Astorga, airearlo precisa de ciertos arreglos, los más urgentes sobre las terrazas y el tejado para eliminar las humedades que ya calan el salón del trono, y abrir las estancias camufladas entre las cuatro torres de la fortaleza episcopal.

Sacar a la luz el Palacio Escondido —nombre del proyecto para su lanzamiento turístico— supone acondicionar un 25% del espacio construido. Son los lugares destinados a las actividades de intendencia de la residencia (cocina, calefacción, casa del guarda y escaleras de servicio), pero también los más íntimos como los cuartos bañera que miran a la catedral y a la ciudad de Astorga a través de unos ventanales que captan una espléndida luz natural.

Escondidas están también las terrazas de las torres, desde las que se ofrecen unas vistas esplendorosas de Astorga y su catedral gótica, de sus murallas y del horizonte al sur de la ciudad. Su acondicionamiento es una de las prioridades del convenio del Obispado de Astorga con la Junta de Castilla y León, que supone un desembolso de 200.000 euros en los años 2013 y 2014.

«Con este proyecto pondremos en marcha visitas especiales al edificio, actividades singulares en el interior, juegos para jóvenes, visitas especiales para colegios, eventos en los jardines, paquetes turísticos que incluyen actos singulares en el edificio, etc», explica Miguel Pérez. La empresa y el Obispado invertirán 30.000 euros en la puesta en marcha del Palacio Escondido.

Entrada al cielo
El coste del palacio, en su momento, no superaba las 170.000 pestas, poco más de 1.200 euros de los actuales. «El cabildo reconocía que era una obra singular, pero se planteaba si se podía permitir todo eso», matiza.

Gaudí cautivó a Grau con tan solo unos planos. Su obra esconde entre las piedras de granito arrancadas en Montearenas, al lado de Ponferrada, multitud de símbolos y todo un tratado de arquitectura. «Me impresiona el pórtico, las dovelas con arcos abocinados, sin profundidad, gravitando sobre sí mismas para recibirnos como si se entrara a un lugar elevado, divino», apunta José Fernández.

Antonio Gaudí (Reus 1852-Barcelona 1926) tenía 35 años cuando vino a Astorga a hacer el palacio episcopal. Y tenía las ideas muy claras. Quería la entrada que hizo y no paró hasta que no logró su objetivo. Tuvo que reconstruir tres veces las columnas abocinadas porque no conseguía sujetarlas. Venció a la gravedad.

Una vez traspasada la entrada, y sus paredes con los escudos salvados de los palacios medievales arrasados en el incendio, el recibimiento es espectacular. Su diseño desprende un aire mozárabe, casi de mezquita. 

Aquí Gaudí utilizó la humilde alfarería de Jiménez de Jamuz para hacer resplandecer la bóveda con el brillo de la tierra cocida y bañada en cobre.

Manos jiminiegas
De las columnas monolíticas de granito, hechas en la cantera de Montearenas y transportadas a Astorga en trenes y bueyes, nacen las nervaduras y arcos decoradas con ladrillos vidriados, «casi unos cacharros», para los que Gaudí mandó hacer unos moldes especiales. Una veintena en el Museo de los Caminos, uso que se empezó a dar palacio a partir de 1963. Las mujeres de Jiménez pintaban los ladrillos con el ala izquierda de la gallina si eran diestras y con la derecha si eran zurdas. Crestas, helechos, plumas, peines se repiten unas tras otros en tonos más claros o más oscuros. No es capricho de Gaudí, sino del azar y del lugar donde los ladrillos fueron colocados en el horno durante su cocción.
«En esta parte del palacio se resolvían la mayor parte de los problemas: estaba la secretaría y el provisorato, el tribunal eclesiástico; sólo los más difíciles o las personas más importantes llegarían a la planta noble», explica Fernández.

Si algún día se hubiera utilizado para la función que se edificó, los visitantes podrían descubrir, como ahora el turista curioso, que los capiteles «parecen lo mismo pero no lo son: unos tienen las hojas hacia arriba y otros hacia abajo», añade. El sacerdote ve en los triángulos formados por círculos un nuevo guiño de Gaudí a la divinidad. «El triángulo es la trinidad y el círculo, la figura que no se sabe donde empieza ni donde acaba, la más perfecta, es la eternidad», apostilla. Sobrecoge imaginar, como propone el cura, que «se sitúe uno donde se sitúe en esta sala no escapa a la mirada del ojo divino».

Luminosidad
Los esgrafiados, aunque sparece que no son de Gaudí, son un exponente más de la decoración modernista. «Mucha gente entra al Palacio de Gaudí por el Museo de los Caminos», señala su director. En el provisorato hay una colección de cruces y de Santiagos Matamoros cuya contemplación detenida puede llevar no sólo horas, sino años. Treinta y cinco hace que José Fernández al frente del palacio y del museo y todavía se encuentra sorpresas.

La escalera principal, de caracol, lleva a la planta noble y sus peldaños están hechos con piedras de una sola pieza. Hasta aquí llegó Gaudí. No es apta para sillas de ruedas. La accesibilidad del palacio está limitada a la planta a través de una plataforma exterior.

La planta noble es diseño del arquitecto catalán, pero la decoración de madera es posterior, de 1913, según delata un angelote en el que el artesano talló la fecha. Hay que conocer el palacio tan bien como José Fernández para poder encontrarlo.

La luminosidad da majestuosidad a la estancia en la que las columnas vienen del árbol y los capiteles son estrellas de ocho puntas, de las que arrancan los nervios correspondientes. La mayor parte de las vidrieras fueron hechas en el taller madrileño de los hermanos Maumejean.

Maestro del espacio
El salón del trono, el despacho del prelado, el comedor de gala, el despacho del vicario y la capilla son las estancias a las que se abre la planta noble. «El triángulo sigue vigilándonos», advierte don José, mirando al cielo. Alrededor de estas espacios de abolengo circulan las escaleras invisibles en un rectángulo que parece infinito para que se pudiera entrar y salir de cada despacho sin ser visto. Para atender al obispo con discreción.

El palacio tiene salida directa a la muralla y a la catedral. Gaudí, primerizo cuando afrontó esta obra, realizó bastantes guiños a su tierra natal. Y sus sucesores en la dirección respetaron algunos. La rosa de Reus, de cinco pétalos, aparece en la decoración exterior del palacio, en los aleros del tejado.

El Palacio Escondido son también los símbolos poco visibles y, si se ven, poco entendibles como los dos búhos que vigilan el altar de la capilla que, como las catedrales, cuenta con su girola. «Los mochuelos también simbolizan la divinidad», apunta.

Catedral en miniatura
El discurso iconográfico relata la vida de la Virgen, del nacer al morir. El lujo preside esta «catedral en miniatura» en la que sólo los ladrillos que dan a su parte interior fueron vidriados, como señal de distinción. La virgen del Palacio, a la que la gente llama del Carmen, es de mármol de Carrara y al despacho del obispo, que nunca tuvo obispo, fue a parar la mesa de caoba que el maragato Cordero regaló a Fernando VII.

El sotobanco es la planta ejecutada por el arquitecto García Guereta y terminada en 1913, después de varios años en que las obras del palacio estuvieron abandonadas. Las cosas de palacio van despacio y en el de Gaudí de Astorga tuvieron que pasar una guerra y todavía incontadas penalidades humanas —torturas a prisioneros rojos— que circulan como leyendas en la intrahistoria del edificio, pero aún no se han investigado.«El palacio fue ocupado por elementos de la Falange y cuentan que aquí torturaron a gente. Destrozaron bastante y no fue hasta el año 1954 cuando se rehicieron muchas cosas con dinero destinado a las zonas devastadas», explica el director del museo.

Una década después se abrió al público por primera vez como Museo de los Caminos, uno de los más ricos tanto por la cantidad como por la variedad y categoría del patrimonio que alberga. El director siente dedibilidad por la cruz procesional de Castrotierra, cuyo Cristo se atribuye a Miguel Ángel. «Mira, el paño que le tapa no es original y sólo a Miguel Ángel se le permitían hacer figuras desnudas», apunta.

Las colecciones se reorganizarán, particularmente la exposición de la última planta y los restos romanos del sótano, entre ellos la única escultura humana que se conserva de Asturica Augusta y el mosaico de Villares.
La exposición del sotobanco cuenta con obras de Monteserín, Sendo, Castorina y otros artistas consagrados al lado de obras menores. Se redistribuirán por las estancias que se ganarán con el proyecto del Palacio Escondido.

El Palacio de Gaudí se convertirá en dos años en el único edificio del arquitecto que podrá visitarse al cien por cien, incluido el foso un espacio desde el que el castillo gana altura y se ofrece en toda su envergadura con tramos anchos y más estrechos adaptados al discurrir de la muralla limítrofe.

Desde el foso se acerca la mirada a los diferentes niveles arquitectónicos que Gaudí ideó para separar los dos modos de vida que tenían que convivir sin mezclarse. Al cabo de un siglo se sacan a la luz y serán las clases más pudientes, el turismo de lujo que busca captar el palacio, las que circulen por la escalera de espiral rectangular oculta dentro de la torre.

miércoles, 5 de junio de 2013

El Misterio de Gloria de Montserrat recupera el diseño proyectado por Gaudí

Los trabajos de restauración se han alargado casi 4 años y han permitido devolver la figura de Cristo resucitado junto al escudo de Cataluña

Manresa - Bages | 04/06/2013  La Vanguardia





Collbató (ACN). - El Primer Misterio de Gloria del Rosario Monumental de Montserrat, proyectado por Antoni Gaudí a principios del siglo XX, ha recuperado su diseño original tras cuatro años de reformas. La obra está situada en el camino de la Santa Cueva y los trabajos han consistido, principalmente, en restaurar la figura de Cristo resucitado y colocarlo en su lugar original; restituir la inscripción 'Ressurrexit, non est hic', y restaurar la escultura del ángel y del grupo escultórico de las Tres Marías. El Padre Abad de Montserrat, Josep Maria Soler, destacó que es un acto "de justicia", ya que "hemos restituido la idea original de Gaudí que quería que la imagen de Cristo estuviera al lado del escudo de Catalunya"

..............................................................................
Sin olvidar que en el proyecto de Gaudí la ubicación del cristo corresponde a la luz solar en el solsticio del verano momento en que la sombra del cristo elevándose se proyecta dentro de la santa cueva

Luis Gueilburt 
Esta otra nota de El diario.es nos da mucha mas información
.................................................................................................

 El diario.es

El conjunto escultórico del primer misterio de Gloria del rosario monumental de Montserrat, ideado a principios del siglo XX por el arquitecto Antoni Gaudí, ha recuperado su diseño inicial, una vez acabadas las obras de restauración.

Los trabajos, financiados en parte con el programa del 1 % cultural, se han basado en un proyecto del arquitecto Antonio Baraut y han consistido en reubicar la figura del Cristo resucitado según constaba en el proyecto de Gaudí, rehabilitar la escultura, restituir la inscripción y limpiar la cueva excavada
donde está el conjunto de esculturas.

También se ha restaurado la figura del ángel y el grupo escultórico de las tres Marías, las placas de ofrenda y la reja de cierre.

Este misterio lo proyectó inicialmente en 1903 Antoni Gaudí, que excavó una gran cueva en la roca para instalar un sepulcro y efectuó sólo algunas de las imágenes que forman actualmente el conjunto.

Las esculturas del ángel y de Jesús resucitado son obra del escultor Josep Llimona (1864-1934), las tres Marías las esculpió Dionis Renart (1903-1916) siguiendo las maquetas de Llimona, la reja fue proyectada por el arquitecto  Jeroni Martorell y el escudo de Cataluña lo elaboró Jaume Bayó con la técnica 
gaudiniana del mosaico ("trencadís") de baldosa cerámica troceada y encastada en la roca.

El conjunto monumental, que se inauguró completo en 1916, sufrió numerosas mutilaciones durante la Guerra Civil y fue restaurado por primera vez en 1947.