viernes, 17 de octubre de 2014

¿Por qué Gaudí en Rancagua?

  • Diario Financiero

    Por Rodrigo Díaz Soteras*



    ¿Por qué Gaudí en Rancagua? ¿Cuál es el origen de esa expresión? ¿En qué se basa? ¿Es esa expresión un deseo de un grupo de personas bien inspiradas, que se han sobrepasado en el alcance que se puede atribuir a un boceto del gran arquitecto de la Sagrada Familia? La respuesta a esta última pregunta, que es la esencial, es que no. La capilla de Nuestra Señora de los Ángeles que se pretende construir en Rancagua fue expresamente ofrecida por Gaudí con esa finalidad: que se construyera en Rancagua, ciudad del centro de Chile, un país situado en los confines de Sudamérica, una capilla de su autoría, dedicada a la Virgen, y con esa advocación. Más aún, de concretarse, sería la única obra de ese arquitecto genial, tal vez el más grande de la historia moderna, construida fuera de España. El comienzo de esta historia que recorre gran parte del siglo XX tiene su origen directo en una petición concreta que le hiciera fray Angélico Aranda a Antoni Gaudí, de una capilla para la ciudad donde estaba cumpliendo su labor pastoral. Su celo misionero le representaba la necesidad de contar con un lugar de devoción que tuviera en Rancagua el mismo espíritu que el fundador de su orden, san Francisco, obedeciendo lo que Dios le inspiraba, había asignado a una pequeña capilla en la zona de Umbría en la actual Italia. Este religioso, artista él también, pensaba en algo concreto: estaba “empeñado en hacer una pequeña capilla o santuario dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles o Porciúncula...” y se le ocurrió apelar a la confianza que le había transmitido Gaudí – con quien los hermanaba además la sensibilidad estética –en un encuentro tenido años antes, y se atrevió a escribirle, apelando a ese conocimiento. Concretamente –y para la más completa fidelidad histórica transcribimos textualmente los fragmentos de la carta que se refieren al tema – le escribió:

15 de agosto de 1922
Sr. D. Antoni Gaudí y Cornet
El que escribe es un fraile franciscano... que tuvo el gusto de conocerlo el año 1909... Le contaré que estoy empeñado en hacer una pequeña capilla o santuario dedicado a Nuestra Señor de Los Ángeles o Porciúncula y deseoso de hacer una obra original, bien original, me acordé de Ud. y digo ¿Cómo no ha de obsequiar con un plano de los que él solamente sabe hacer? Se lo pido, pues, en nombre de Nuestra Señora de los Ángeles, prometiéndole corresponder con mis oraciones...

    Le saluda su afmo.
    Fra Angélico
 Rancagua



    En la carta dice expresamente la advocación que tendría el lugar de culto, y también que no es un edificio religioso cualquiera, ni de cualquier dimensión: a pesar de que se dirigía al arquitecto de la Sagrada familia, no pide los planos para una gran iglesia, sino que “una pequeña capilla o santuario dedicado a Nuestra Señora...” Se trata de un lugar de oración, sujeta a la autoridad eclesiástica, desde luego, pero sin funciones administrativas como una parroquia, por ejemplo. Sólo, simplemente, una capilla similar a la que san Francisco había reconstruido muchos siglos antes en las cercanías de Asís.

    La respuesta pudo ser negativa, precisamente por las razones que el propio Gaudí había referido a su secretario, y que aparecen en la carta que se transcribe más adelante; adelantemos que de hecho, a personas de gran relevancia social y poder económico que le pedían trabajos, había rehusado aceptar nuevas obras. Sin embargo, las circunstancias se dieron de manera muy particular y favorable. En la generosa contestación del arquitecto empiezan a acumularse esos datos que respetuosamente podemos confiar al azar, y también respetuosamente, para quienes creen en la Providencia, a un designio superior.

    Su respuesta, enviada por intermedio de su secretario el día 12 de octubre de 1922 fue la siguiente:

    

Mi respetable Padre en Cristo:
 Por encargo de nuestro querido arquitecto D. Antonio Gaudí, paso a contestar su atenta del 15 de agosto, que llegó el 14 de septiembre, fiesta de la exaltación de la Santa Cruz y Víspera del día de los Dolores gloriosos de Nuestra Señora. Como quiera que el Sr. Gaudí vive en absoluto consagrado a su obra de la Sagrada Familia y desde hace años declina aceptar trabajo alguno que le aparte de dicho cometido, pensaba corresponder a Ud. agradeciendo sus frases de afecto y sus oraciones. Tengo setenta años, me dijo y poniendo a contribución toda mi vida, aun no haré lo que necesita la Sagrada Familia.

    Mas el domingo, 17, fiesta de la Impresión de las llagas de San Francisco de Asís, volvió a leer su carta de Ud., y en el dorso encontró unas notas en lápiz, que le habían pasado desapercibidas al recibir la carta. Las proporciones de la Capilla dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, correspondían con un edículo que estaba estudiando como elemento del Templo de la Sagrada Familia para dedicarlo igualmente a Nuestra Señora de los Ángeles. Las medidas resultaban iguales. No se trataba pues de proyectar una obra nueva e independiente del Templo que lo requiere constantemente. Podía por tanto adelantar para América...

    Así que al explicarme el Sr. Gaudí lo sucedido, me encargó que ofreciera a Ud. para el santuario de Rancagua sus trabajos destinados a la Sagrada Familia.... y sería una prueba de confraternidad espiritual entre España y América... El monumento se prestaría a la decoración pictórica en el interior, por cuanto habría una porción de asuntos que por tal medio se expresarían. Pero la nota culminante es que el edículo tendrá una capilla en que habrá Nuestra Señora, acompañada de las nueve jerarquías angélicas.

    
 Al ser intérprete de los sentimientos del Sr. Gaudí para con Ud. y la Orden Franciscana, me es grato ofrecerme muy suyo.

    Att°. s.s.Q. B.S.M.

    Martí Matlleu


    Día de Nuestra Señora del Pilar, fiesta de la Raza

No obstante la buena disposición de Gaudí, y la claridad de sus propósitos, el proyecto no se inició entonces; sin embargo, sabemos, por información que se fue descubriendo paulatinamente, que siguió trabajando en afinar el proyecto elegido para Rancagua. Este afán, según consta, lo tuvo presente los últimos cuatro años de su vida.

    Esto es expresado en la Memoria de la Capilla de la Asunción de la Sagrada Familia, realizada por los arquitectos que seguirían el trabajo hecho por Gaudí:
“Es por este amor filial, (a la Santísima Virgen) que al final de su vida Gaudí proyecta la elegantísima Capilla de la Asunción... Los planos que se acompañan corresponden a los originales de Gaudí....también se acompañan los estudios realizados por los arquitectos del Templo , y de cara a una posible ejecución inmediata de la Capilla” 

A pesar de eso, y hasta muchos años después estuvo olvidado.

    En el año 1993, el académico Joan Bassegoda -depositario del legado del arquitecto, y poseedor de inestimable documentación, académico ilustre, Director de la Cátedra Gaudí- en una carta del 17 de julio, viendo la posibilidad de que el proyecto se concrete, da a conocer antecedentes que dan el impulso necesario para que el anhelo resurja y empiece a avanzar nuevamente.

    Ese mismo año empiezan a movilizarse y a reunirse informalmente personas particularmente atraídas por este sueño que resurgía, hacia 1995 estaba bastante institucionalizada, hasta que en abril de 1996 se constituye formalmente la Corporación Gaudí de Triana, que ha permanecido activa hasta ahora buscando estrategias y aunando voluntades para que se haga realidad el empeño del P. Aranda, y para que la comunidad de Rancagua lo haga suyo. Y no sólo la de Rancagua, sino que con una mirada abierta además a todos los horizontes.

    El simbolismo en Gaudí: la naturaleza de un proyecto 

    En su origen, la iniciativa del padre Angélico se centra en la construcción de un santuario mariano, dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, y es a esa idea a la que se suma Gaudí. A la piedad del fraile franciscano se unió la genialidad del arquitecto, aportando en su diseño una excepcionalmente rica simbología gracias a la cual, como en la Sagrada Familia, cada elemento material, cada curva, cada volumen lleva una alusión deliberadamente buscada, de representar algún artículo de fe, algún atributo de la Virgen o alguna manifestación de la devoción mariana.
    Precisamente sobre esta dimensión propia de la idea original, se cuenta con un trabajo especializado: “Es bonito entender el simbolismo en Gaudí para cada una de estas superficies: El helicoide le significaba el movimiento, por la dinámica que genera, el hiperboloide le significaba la luz, por el continuo y suave bañado de la reflexión lumínica que genera esta forma el paraboloide hiperbólico la trinidad, porque está formado por 2 rectas directrices no paralelas (el padre, el hijo) y una tercera generatriz que se desplaza sobre ellas y genera la forma integral (el espíritu santo). 
Ese simbolismo se conserva y enriquece en la capilla proyectada para Rancagua. Sintetizando lo esencial, y siguiendo al más reconocido experto en Gaudí de nuestro país: “Mediante escudos parabólicos con representaciones religiosas y paraboloides hiperbólicos llegamos a la altura del coro o galería –de forma circular en planta-amarrada por una baranda de un suave hiperboloide y decorada con 12 ángeles. Sobre ella arrancan ocho paraboloides que conforman un hiperboloide más pronunciada, donde la luz iluminará la Trinidad en la cúpula, coronando a María quien asciende al cielo rodeada de las jerarquías angélicas. Aquí estamos a nivel de la doble cúpula, ya que la exterior –que es un paraboloide con aberturas romboidales- son los mantos sostenidos por los ángeles esculpidos en los pináculos. Se culmina superiormente con una corona, que soporta la cruz gaudiana en su altura máxima de 30 mts.” 
Esta capacidad de entregar significados no se da sólo a través de las líneas o de los volúmenes: también los materiales llevan su carga simbólica según se comenta en el texto siguiente: “A causa de las condiciones sísmicas de Chile, esta (la capilla) se estructura en hormigón armado, pero para su revestimiento se considera el uso de la piedra semipreciosa el lapislázuli, que por su intenso color azul se ha estado asociada a un símbolo de pureza y de nobleza. La idea es que la disposición del material consiga que a medida que se eleva la capilla aumente la intensidad del color de gris a azul, de manera que nos acerque a la imagen de lo celestial en lo alto del cielo.” 



    Una obra con proyecciones universales


    El hecho de que se trate de una obra pensada para Rancagua, y con la finalidad expresa de acoger un centro de devoción a la Virgen, no cierra en estos atributos - que ya son bastante amplios – el alcance de la obra. Ciertamente Gaudí es un autor que no obstante haber concentrado todos sus trabajos en España, y particularmente en territorio catalán, se proyecta hacia el mundo, y su obra es a su vez un centro de atracción espiritual y cultural de escala planetaria. De hecho, prácticamente en cada foto panorámica de la Sagrada Familia donde aparezcan visitantes, es posible distinguir tipos humanos representativos de todas las nacionalidades y de todos los continentes.

    Hay un sentido particular, desde luego, que desde su concepción aparece como una voluntad explícita: el del sentido de prueba material, de signo sensible – sacramento casi – que tiene la capilla como muestra de la confraternidad entre América y España. Ahora bien, esa voluntad encuentra una expresión particular y específica de ese anhelo más amplio: el de la confraternidad entre Chile y España.

    El proyecto considera la construcción de un centro anexo, armónico con la capilla y unido a ella, en el que tengan cabida todas las expresiones superiores del ser humano: las artes plásticas, la música, el debate intelectual, las manifestaciones propias de la identidad chilena en su artesanía mejor elaborada, los talleres literarios, las artes escénicas, la meditación. Ciertamente, si bien ningún espacio estará negado a nadie, el centro cultural será especialmente abierto, como el atrio de los gentiles, en el que todas las personas, católicas o no católicas, creyentes o no creyentes, sin distinción de credo, lengua o cultura, podrán estar en su casa, y manifestar su pensamiento sin otro requisito que el respeto a los demás.

    Asimismo, la localización espacial del conjunto permitirá, a todo el que llegue, insertarse en una atmósfera definida por el paisaje de Los Andes como telón de fondo al oriente, los lomajes de la costa al poniente, y la amplia perspectiva del valle del Cachapoal, todos como descriptores de la geografía nacional; asimismo, la cruz gaudiana elevada a treinta metros de altura, será el referente visual obligado desde cualquier punto de la rosa de los vientos por donde se llegue a Rancagua.
    Pero no será un espacio rural: la obra estará inserta entre ejes estructurantes de la trama vial, sin que la asfixien; estará próxima a conjuntos habitacionales abigarrados, de densidad variable, donde coexisten amplios sectores sociales y viven su realidad cotidiana, sin que la proximidad de ese mundo que despliega con naturalidad y sencillez su vida diaria, le reste a la capilla su sentido natural de trascendencia. Más bien asume esa realidad y la eleva.

    En definitiva, será un lugar donde se encarne la espiritualidad franciscana, que inspiró a un fraile a recurrir a un místico de la arquitectura para pedirle una obra original, muy original... y encontró eco.

    ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
    No tenemos que olvidar que un joven arquitecto chileno vino a Barcelona a estudiar allá por los años 1980 y descubrió la carta del  Padre en Cristo en el archivo episcopal este Arquitecto es Christian Matzner Thomsen autor también de parte del proyecto para el que se utilizaran los planos de la sacristía que ahora mismo se esta acabando

    Luis Gueilburt

sábado, 11 de octubre de 2014

La sonrisa de Gaudí

Presentada una imagen inédita del arquitecto realizada en Montserrat en 1925, apenas un año antes de fallecer




La fotografía inédita de Gaudí presentada en el congreso de Barcelona.


Son muy pocas la imágenes que se conservan de Antoni Gaudí. Apenas media docena de fotografías reproducen el aspecto del genial arquitecto. La más reproducida es la que le realizó en su estudio barcelonés Pablo Audouard en 1878. El resto son imágenes recortadas de otras escenas, como en la que aparece en una procesión en la puerta de la catedral de Barcelona, durante el Corpus de 1924. A ese pequeño universo de imágenes de Gaudí se une, ahora, una nueva de 1925, que si bien no destaca por su excelente calidad, si tiene el valor de ser la última foto conocida de Gaudí antes de fallecer el 10 de junio de 1926, cuando un tranvía acabó con su vida en el cruce entre la calles de Bailén y Gran Vía, en Barcelona.

La fotografía fue presentada ayer momentos antes de la clausura del primer Congreso Mundial sobre Gaudí que se ha desarrollado en la Universidad de Barcelona durante esta semana. La ha dado a conocer el arquitecto Jordi Bonet i Armengol, que desde 1987 hasta 2012 fue el director de las obras de la Sagrada Familia. Según explicó, la imagen la ha extraído de una película inédita rodada en 1925 en Montserrat, cuando el artista asistió a una boda a este monasterio.

El Arquitecto Emérito y Asesor del Patronato de la Sagrada Familia, que no quiso desvelar la identidad de los dueños de la película, si explicó que hace unos diez años, los dueños de la cinta le llevaron las imágenes para que autentificara la presencia del personaje. “Como yo no lo conocí y mi padre [Lluís Bonet] había fallecido, hablé con tres personas que sí habían coincidido con él: la monja que limpiaba en la casa de Gaudí, que cuando la vio dijo Es bén bé ell; la hija de los porteros de la Sagrada Familia y el académico Josep Maria Garrut que lo saludaba a menudo cuando el arquitecto paseaba por Sant Felipe Neri. Ninguno de los tres tuvo dudas”, aseguró el experto en la obra del arquitecto, que aclaró que los tres habían fallecido ya.


 
Copia del dibujo de la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia.

Bonet ha destacado también el hecho de que en la imagen Gaudí aparezca sonriente, algo que no había ocurrido en las otras fotografías. “Siempre se ha destacado su seriedad, pero la foto demuestra que también le gustaba el humor”.

Durante la jornada de clausura del congreso, Bonet también ha presentado la imagen del monumento a Torres i Bages que se erigirá junto a la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia que prevé estar terminada para dentro de dos años como máximo. Basado en un dibujo de Gaudí, contará con una escultura del eclesiástico escribiendo, tendrá 20 metros de alto, estará realizado en piedra, la base, y bronce, el fuste, y tendrá tres patas “correspondientes a las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad”. Bonet ha podido determinar las características de este monumento gracias a la copia del dibujo original que se quemó durante el incendio del estudio de Gaudí en julio de 1936.

El congreso, que ha reunido en Barcelona a más de 350 especialistas en Gaudí (que obtuvo su título en la UB), ha dejado algunas novedades, como una nueva maqueta de la cripta de la Colonia Güell, realizada por el grupo de investigación del profesor Rainer Graefe de la Universidad de Innsbruck en 3D, además del anuncio de la creación de una cátedra Gaudí por parte de la UB que se instalará en el Tint Vell, la fábrica de la Colonia Güell, anunciada al comienzo del encuentro por la virrerectora Lourdes Cirlot y que estará dotada con 30.000 euros al año.

El encuentro ha resaltado que Gaudí rompió los límites formales conocidos de la arquitectura, destacando la capacidad de innovación, imaginación y riesgos asumidos por él, al que se ha visto como un pionero y un avanzado a su tiempo, capaz de resolver problemas nuevos con todo un repertorio de soluciones también nuevas. Original ha sido presentar su influencia contemporánea en edificios, en la automoción e, incluso, la gastronomía y se ha hablado de nuevas influencias en su obra como las de Yucatán o la China.

En la jornada de ayer también se anunció la intención de crear un Corpus Gaudiano que reúna todos los documentos, planos e imágenes para “eliminar errores sobre el autor y su obra”. A finales de este mes cerrará sus puertas el Museo Diocesano de Barcelona y su Espai Gaudí con la intención de potenciar el contenido. Cuando abra, a finales de año, el protagonista absoluto y el hilo conductor será Gaudí. La primera exposición temporal estará dedicada a los primeros estudiosos de Gaudí, como Puig Boada, Collins, Molema, Isozaki, Casanelles o Tarragó, algunos participantes en el congreso.
............................................................................................................................
Es importante aclarar que la mitad de la fotografía del retrato de Gaudí es real, la otra mitad es efecto del programa Photoshop que ha permitido su retoque y dibujo,  ya que el flash con que se tomó inpedía ver la mitad de la cara.
En esta imagen tomada en la proyección de la película inédita hasta el día de hoy del año 1925 se ve claramente la deformación del hueso de la nariz provocado por un tumor.  





 

Fotografia del Arquitecto Jordi Bonet Armengol sin la parte del dibujo realizado posteriormente con programas informáticos para salvar el flash.Abajo la comparación de las dos fotografias 




Luis Gueilburt

viernes, 10 de octubre de 2014

El enigma de los bancos

El congreso mundial sobre Gaudí debate en la cripta de la Colònia Güell la azarosa historia y la dispersión de las 20 piezas que diseñó Cuatro de ellas están en grandes museos extranjeros

9 octubre 2014
El periodico


CRISTINA SAVALL
BARCELONA
Jueves, 9 de octubre del 2014

Los congresistas llenan la cripta de la Colònia Güell, síntesis de la obra de Gaudí, ayer.
Los 300 asistentes al primer congreso mundial sobre Antoni Gaudí viajaron ayer a la Colònia Güell, en Santa Coloma de Cervelló (Baix Llobregat), para visitar la cripta, la antigua fábrica y las casas que Eusebi Güell construyó en 1890 para los trabajadores de su industria textil.

Manuel Medarde, antropólogo y conservador de la cripta, dejó boquiabiertos a los congresistas con la misteriosa historia de los 20 bancos de la iglesia que Gaudí diseñó con las cajas de embalaje que protegían la maquinaria que procedía de Inglaterra y las bobinas de algodón que llegaban de Virginia.
Medarde contó la hazaña de mosén Règol de la Colònia Güell cuando en 1973 decidió vender por dos millones de pesetas cinco bancos a un marchante. «Quería ayudar a las familias que no podían lograr un crédito para comprar sus casas cuando la fábrica cerró. Güell
puso una cláusula según la cual los obreros tenían la primera opción de compra». Durante años se pensó que estos cinco bancos fueron robados, ya que se mencionan en los inventarios parroquiales de 1915 a 1974, cuando ya solo quedaban 15. «Creo que Gaudí aplaudiría lo que hizo el párroco».
El antropólogo ha seguido la pista de cada banco. «Uno lo vendió a una galería de Versalles, que fue adquirido en París por el galerista Jean Marie Rossi, entonces casado con Carmen Martínez Bordiú, nieta de Franco, y que hace poco fue subastado por Sotheby's a un desconocido por 384.750 euros», señaló. Los otros cuatro están repartidos por centros culturales de varios países. «La Tate Gallery de Londres, el MOMA de Nueva York, el museo Orsay de París y otro en el museo del Hermitage», enumeró.

Los bancos de la iglesia en los que se sentaron ayer los congresistas son réplicas. De los 15 que permanecen en Barcelona, uno se exhibe en la Casa Gaudí del parque Güell, dos en el Espai Gaudí del Museu Diocesà, que se encuentra al lado de la catedral y que tiene a los otros 12 cobijados en un almacén.

Este mobiliario está en depósito por medidas de seguridad, ya que la Colònia Güell no dispone de la vigilancia necesaria para velar por este legado. «Han desaparecido pomos de puertas y baldosas de cerámica. Había personas que entraban de noche en el recinto modernista para llevarse lo que fuera sabiendo que eran piezas muy valiosas», cuenta Jordi Pere Figuerola, uno de los organizadores del congreso y fundador de The Gaudí Research Institute, que en breve inaugurará su sede en la primera planta de la fábrica donde cobijará documentos e investigaciones sobre la obra del célebre arquitecto.

«La idea es que no vuelva a suceder lo que pasó con el archivo de George R. Collins, el gran investigador de Gaudí en Estados Unidos, que cedió todos sus documentos al Art and Architecture at the Art Institut de Chicago. 

Algunos congresistas ya han mostrado su interés por ceder su legado a nuestro centro de documentación para que esté al alcance de estudiantes e investigadores», argumenta Figuerola.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Todo Gaudí, a examen

La Universidad de Barcelona acoge el primer congreso mundial sobre el arquitecto para incentivar la investigación sobre su obra

El Pais


Interior de la cripta de la Colonia Güell, objeto principal de estudio del primer congreso Mundial que acoge la Universidad de Barcelona. / Marcel.li Saenz

Visitado, usado, fotografiado y comentado. Antoni Gaudí es uno de los arquitectos más reputados de la actualidad que está en boca de todos, aunque le ha costado gozar de este reconocimiento, después de décadas de menosprecio y desinterés. Gaudí es el único creador que tiene ocho edificios reconocidos como Patrimonio de la Humanidad, todo un récord. También lo es el número creciente de personas que cada vez se acercan más a ver su obra. Tres de sus edificios, La Pedrera, La Casa Batlló y la Sagrada Familia reúnen 4,7 millones de visitas y generan unos ingresos de más de 62 millones de euros al año, según el Informe Estratégico del Sector del Patrimonio de Cataluña, que dio a conocer recientemente el Departamento de Cultura.


Ferrán Adrià y Eugenio de Diego, durante su conferencia celebrada la primera jornada del congreso. / Enric Vernet / GaudiCongress


Además, hasta el viernes la Universidad de Barcelona celebra el primer congreso mundial con la intención de potenciar la investigación sobre el arquitecto y su obra. Organizado por la UB y el The Gaudí Research Institute participan 300 personas y se presentarán 40 ponencias y otras tantas comunicaciones, sobre aspectos tan dispares como las raíces musulmanas de su obra, su huella en edificios del mundo que se han construido en Qatar o Shangai en los últimos años, el diseño de automóviles, la ingeniería, la organización de empresa, la música, el audiovisual o su relación con la gastronomía que ha analizado en una conferencia, como no podía ser de otra forma, el cocinero Ferran Adrià, aunque la mayoría de comunicaciones versan sobre la cripta de la iglesia de la Colonia Güell, el centro industrial que creó Eusebi Güell. “Es el laboratorio donde Gaudí ensayó la Sagrada Familia”, ha explicado Lourdes Cirlot, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Cultura de la UB. Este martes se presentará un vídeo en 3D de la reconstrucción de la iglesia inconclusa de la Colonia Güell elaborado por la Universidad de Moscú a partir de los datos recogidos en los últimos 30 años.


Maqueta polifunicular de la iglesia de la Colonia Güell.

La mayoría de expertos que participan vienen del extranjero, como Thomas Ferk y Rainer Graefe de la universidad austriaca de Innsbruck, Jan Molema de la de Delf, en Holanda. O más lejos, como Tokutoshi Torii, arquitecto japonés que vivió 10 años en Barcelona cuando Gaudí era una “figura desconocida e incomprensible”, o Christiane Crasemann, viuda de George Collins, que en los años 50 fueron pioneros en la difusión de Gaudí en el mercado anglosajón y que defendió que Gaudí hunde sus raíces en la España dominada por los árabes que “introdujeron las matemáticas y la geometría", que tras pasar por la arquitectura mudéjar "fue el punto de partida de las bóvedas catalanas”.

Entre los investigadores nacionales se echa en falta algunos de los estudiosos más destacados de los últimos años, incluso algunos vinculados con la Universidad de Barcelona. “Se han invitado a todos”, explicó Pere Jordi Figuerola, conservador del Arzobispado de Barcelona. “El estudio de Gaudí acumula cien años de retraso, desde que Walter Gropius visitó Barcelona y no se atrevió a hablar con Gaudí, pero envió desde Alemania estudiantes para conocer al arquitecto”, matizó Cirlot.
Figuerola ha asegurado que durante el congreso se abordará la necesidad de establecer un corpus de los materiales y las técnicas para “realizar en el futuro restauraciones correctas, porque Gaudí era un genio que utilizaba materiales especiales”. En clara alusión a la polémica reforma de la Cripta Güell que estalló en 2002.


Gaudí fotografiado por Pau Audouard, en 1878.

Llama la atención el alto precio de la inscripción: 200 euros por jornada, y el pase completo, que incluye una cena de gala, 1.950 euros. “Es un congreso científico. Estamos muy mal acostumbrados”, se excusó Figuerola, mientras que Cirlot matizó que su universidad ha pagado beca a 150 personas inscritas.

En la primera jornada Cirlot anunció que la UB ha creado una cátedra (la segunda después de la de la Politécnica de Cataluña) que dota con 30.000 euros (aportados por patrocinadores externos) en los próximos cuatro años y que tendrá su base en la fábrica de la Colonia Guell. La finalidad es fomentar la realización de tesis doctorales sobre Gaudí.

En enero, durante la presentación del congreso se aseguró que el nuevo The Gaudí Research Institute (fue creado a mitad de 2013) dispone de 6.000 documentos, objetos de artista y su equipo y herramientas relacionadas con la construcción de la cripta Güell y más de 400 cajas (20 toneladas) con documentos inéditos. Figuerola aseguró que se está digitalizando todo y que estará disponible para todo el mundo en Internet y, físicamente, cuando abra sus puertas la sede del centro en la fábrica de Colonia Güell, junto a la nueva cátedra. Habrá que esperar hasta entonces, para conocer la trascendencia de todo este material.